El pasado 25 de noviembre la organización de las Naciones Unidas instó a “pintar el mundo de naranja” pues ese es el color designado para manifestar el compromiso de poner fin a la violencia de género.

 

ONU Mujeres reporta que la violencia contra las mujeres y las niñas es una de las violaciones de los derechos humanos más generalizadas pues según un estudio mundial realizado por la Organización Mundial de la Salud el 35 por ciento de las mujeres en todo el mundo ha sufrido violencia física y/o sexual.

 

Las cifras arrojadas por algunos estudios realizados en varios países son más alarmantes pues muestran que hasta el 70 por ciento de las mujeres ha experimentado violencia física y/o sexual por parte de un compañero sentimental durante su vida.

 

México no es la excepción a esta situación y un estudio realizado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, INEGI, en 2006 muestra que el 46.7 por ciento de las mujeres ha sufrido una agresión física y/o sexual por parte de su pareja.

 

Para tratar de erradicar este flagelo el 1° de febrero de 2007 se publicó en el Diario Oficial de la Federación la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia que establece la igualdad jurídica entre la mujer y el hombre, el respeto a la dignidad humana de las mujeres, la no discriminación y la libertad de las mujeres como principios rectores que deben ser observados en la elaboración y ejecución de las políticas públicas federales y locales tendientes a erradicar la violencia de género.

 

En su artículo 6 la ley describe los siguientes tipos de violencia contra las mujeres:

 

1. La violencia psicológica. Es cualquier acto u omisión que dañe la estabilidad psicológica, que puede consistir en: negligencia, abandono, descuido reiterado, celotipia, insultos, humillaciones, devaluación, marginación, indiferencia, infidelidad, comparaciones destructivas, rechazo, restricción a la autodeterminación y amenazas, las cuales conllevan a la víctima a la depresión, al aislamiento, a la devaluación de su autoestima e incluso al suicidio;

 

2. La violencia física.- Es cualquier acto que inflige daño no accidental, usando la fuerza física o algún tipo de arma u objeto que pueda provocar o no lesiones ya sean internas, externas, o ambas;

 

3. La violencia patrimonial.- Es cualquier acto u omisión que afecta la supervivencia de la víctima. Se manifiesta en: la transformación, sustracción, destrucción, retención o distracción de objetos, documentos personales, bienes y valores, derechos patrimoniales o recursos económicos destinados a satisfacer sus necesidades y puede abarcar los daños a los bienes comunes o propios de la víctima;

 

4. La violencia económica.- Es toda acción u omisión del Agresor que afecta la supervivencia económica de la víctima. Se manifiesta a través de limitaciones encaminadas a controlar el ingreso de sus percepciones económicas, así como la percepción de un salario menor por igual trabajo, dentro de un mismo centro laboral;

 

5. La violencia sexual.- Es cualquier acto que degrada o daña el cuerpo y/o la sexualidad de la Víctima y que por tanto atenta contra su libertad, dignidad e integridad física. Es una expresión de abuso de poder que implica la supremacía masculina sobre la mujer, al denigrarla y concebirla como objeto.

 

Esta violencia se puede presentar en el ámbito familiar, laboral y escolar, comunitario e institucional, entendiendo por éste último los actos u omisiones de las y los servidores públicos de cualquier orden de gobierno que discriminen o tengan como fin dilatar, obstaculizar o impedir el goce y ejercicio de los derechos humanos de las mujeres así como su acceso al disfrute de políticas públicas destinadas a prevenir, atender, investigar, sancionar y erradicar los diferentes tipos de violencia.

 

Tanto la ley como su reglamento establecen las alertas de violencia de género y las medidas de protección tendientes a salvaguardar la vida y la seguridad de las mujeres que son víctimas de las agresiones e incluso recientemente se ha puesto en marcha la operación de la línea telefónica 01800 Háblalo (4225256) con servicio las 24 horas del día los 365 días al año y con atención de personal capacitado para brindar apoyo psicológico y jurídico a las mujeres que sufren violencia.

 

Sin embargo para que verdaderamente erradiquemos este flagelo las políticas públicas deben dejar de politizarse, debe capacitarse al personal que recibe e investiga las denuncias para que muestre empatía con las víctimas, además de que cada uno desde su trinchera debe luchar para dejar en el pasado los actos que tienden a denigrar, humillar y violentar a las mujeres, marcando diferencias entre ellas y los hombres y fomentando una verdadera cultura de igualdad.

 

 

 

www.miabogadoenlinea.net

 

Pin It