México firmó ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos  lo que se afirma es el primer acuerdo de solución amistosa para poner fin a una demanda por violación a derechos humanos interpuesta por Juan García Cruz y Santiago Sánchez Silvestre.

 

García Cruz y Sánchez Silvestre fueron detenidos en 1997 y recibieron sentencias por homicidio de  3 años y 40 años de prisión, sin embargo en sus procesos penales no se observaron las garantías del debido proceso, en particular por la utilización de sus confesiones obtenidas bajo tortura y por la falta de investigación y sanción de esta tortura.

 

El caso fue presentado a la Corte Interamericana de Derechos Humanos el 17 de marzo de 2013, por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos ya que consideró que el estado no cumplió con las recomendaciones contenidas en su Informe de Fondo sobre el caso.

 

Ahora, con base en este convenio firmado, el estado mexicano se compromete a reparar el daño integralmente a las víctimas.

 

La solución amistosa se encuentra prevista en el artículo 53 del reglamento de la Corte Interamericana de Deerchos Humanos, el cual previene como formas para la solución de un conflicto la solución amistosa, un avenimiento u otro hecho inédito. La solución amistosa implica una negociación entre el estado y la víctima.

 

La Corte puede sobreseer y declarar terminado el asunto para lo cual las víctimas deben expresar su conformidad y la Corte verificar que la solución no es en detrimento de los intereses de la víctima ni en contra de los principios de la Convención Interamericana de Derechos Humanos.

 

Con esta solución amistosa el gobierno mexicano evitará un fallo adverso y ahora deberá de establecer las medidas necesarias para su cumplimiento, mismo que será supervisado por la Corte.

 

 

Más información en biblio.juridicas.unam.mx/libros/4/1991/20.pdf

 

www.miabogadoenlinea.net