Valle de Guadalupe, en Ensenada, Baja California, es una de las principales regiones productoras de vino en nuestro país, pero a pesar de que la demanda de vino nacional ha ido en aumento, sólo 3, 600 hectáreas en todo el país se destinan a la producción del vino.

 

Y esta superficie podría verse reducida aun más a partir de que el cabildo de Ensenada aprobara el pasado jueves en una sesión extraordinaria y privada un Reglamento de Zonificación y usos de suelo para el Programa Sectorial de Desarrollo Urbano-Turístico de los Valles vitivinícolas de la Zona Norte del Municipio de Ensenada, Baja California que permite modificar el uso de suelo en la región y agrega tres nuevos conceptos para construcciones: conjuntos unifamiliares, plurifamiliares y proyectos de hotelería.

 

Con el reglamento aprobado se busca “regularizar todos y cada uno de los proyectos, asentamientos, hoteles, comercios, campos de golf, o inmuebles destinados a actividades deportivas, que a la fecha se encuentren físicamente en la Región del Vino”.

 

Así, los desarrolladores que han venido violando la ley podrán regularizar sus proyectos. Deja abierto a que hoy por hoy algunos desarrolladores inmobiliarios grandes que no han cumplido con la normatividad en el Valle puedan regularizarse.

 

Uno de estos proyectos irregulares es  el desarrollo residencial y turístico “Rancho Olivares Masterplanned Country Community”, con una superficie de 1,000 Ha., en donde se proyecta construir 4,500 viviendas, un hotel, un Club de Golf y un centro comercial. El terreno pertenece al actual subsecretario general de Gobierno del Ayuntamiento de Ensenada, Ricardo Zazueta, quien deja su cargo el 30 de noviembre de este año.

 

Los opositores a este Reglamento señalan que el mismo contraviene el Programa Sectorial de Desarrollo Urbano-Turístico de los Valles de la Zona Norte del Municipio de Ensenada (Región del vino), en el que se limitaba que en la zona de los Valles la parcela mínima para uso habitacional fuera de cuatro hectáreas y sólo haya una vivienda unifamiliar por parcela, asimismo el Reglamento se contrapone a lo dispuesto en la Ley de Desarrollo Urbano del Estado.

 

Ahora vitivinicultores, prestadores de servicios, pobladores y otros productores intentarán acciones políticas antes que las legales. Por lo pronto la Junta de Coordinación Política del Congreso del Estado asumió el compromiso de solicitar al Ejecutivo del estado que no publique el Reglamento en el Periódico Oficial.

 

También podrían intentar acciones legales si no se cumplió con la normatividad para aprobar el Reglamento o si éste es contrario a las disposiciones legales.

 

Esta región produce el 90% de la producción nacional total de vino, aunque también se caracteriza por el cultivo de aceituna. El principal problema en la zona es la escasez de agua.

 

En los tres poblados que conforman Valle de Guadalupe -Francisco Zarco, El Porvenir y San Antonio de las Minas- la cobertura del servicio de agua potable es de 66 por ciento y de drenaje sanitario de 84 por ciento.

 

El acuífero que dota de agua  a la región y a Ensenada presenta un déficit por lo que se considera que se encuentra  “en condiciones de explotación máxima”.

 

 

Más información en vanguardia.com.mx

 

www.miabogadoenlinea.net

 

Pin It