Finalmente, después de trece años, Alberto Pathistán Gómez recuperó su libertad el día de ayer, con base en el artíuclo 97 Bis al Código Penal Federal.

El maestro Pathistán cumplía una condena de 60 años de cárcel por lesiones, homicidio calificado, robo calificado, daño a la propiedad, y portación de arma de fuego de uso exclusivo del Ejército, al habérsele encontrado responsable de la muerte de siete policías en una emboscada el 12 de junio de 2000.

El asunto recorrió distintas instancias judiciales siendo el último recurso que se promovió el incidente de reconocimiento de inocencia, solicitando a la Suprema Corte que atrajera el caso, pero ésta no aceptó por lo que el caso fue resuelto por el Primer Tribunal Colegiado del estado de Chiapas.

En septiembre, el Primer Tribunal negó la libertad a Pathistán, ya que para que el recurso proceda deben presentarse pruebas que invaliden aquellas en que se fundó la sentencia y que sirvieron de base a la acusación y al veredicto y la defensa únicamente solicitó al Tribunal que considerar los nuevos criterios de la Corte respecto a estos casos, solicitud que rechazó el Tribunal ya que “ implicaría revalorar dichas pruebas de condena, lo que no es permitido en el incidente de reconocimiento de inocencia, ni por la jurisprudencia de la Corte”.

Para liberar a Pathistán, después de los descalabros judiciales, en el Congreso de la Unión se propuso y aprobó la adición del artículo 97 Bis que permite que se otorgue el indulto en los casos en que existan indicios de violaciones graves a los derechos humanos de la persona sentenciada.

El indulto es una facultad que se concede al Poder Ejecutivo. En el caso del Presidente de la República está prevista en la fracción XIV del artículo 89 de la Constitución Política, y  a través de este acto se perdona total o parcialmente una pena o se conmuta por otra más benigna, siempre y cuando se trate de una sentencia irrevocable, habiéndose agotado todos los recursos para impugnarla.

En resumen, se perdona parcialmente o totalmente la pena, por lo que la persona puede salir libre, pero esto en ningún momento implica que sea inocente, por que sólo se extingue la responsabilidad penal, es decir, las consecuencias de cometer el supuesto delito, que es la pena impuesta.

Así, Alberto Pathistán el día de hoy es libre, pero sigue siendo legalmente culpable. Aunque él, su hijo, sus abogados y diversas organizaciones de derechos humanos señalan que es inocente y que la condena que se le impuso fue producto de violaciones al debido proceso con testigos y pruebas fabricadas. No obstante que la resolución para otorgar el indulto reconoce que existieron “violaciones graves a los derechos humanos, particularmente al debido proceso”.

En estas condiciones, Pathistán no podrá reclamar del Estado la reparación del daño por haber estado encarcelado trece años y deberá buscar el reconocimiento de inocencia y la reparación del daño en tribunales internacionales.

El caso de Pathistán abre la puerta para que muchos otros alcancen su libertad por violaciones al debido proceso o haberse violentado de forma grave los derechos humanos de la persona sentenciada.

www.miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net