La Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación ratificó que debe considerarse como delito de sustracción de menores cuando familiares que no tengan la patria potestad, la tutela o la guarda y custodia por resolución judicial, se llevan a un menor sin autorización

 

Después de estudiar las figuras de la guarda y custodia y el derecho de visitas, los ministros concluyeron que estas instituciones fueron creadas para garantizar el derecho de los menores a vivir en familia y a convivir con ambos padres, pero consideraron que ese régimen de convivencia no puede estar sujeto a la simple voluntad de los padres.

 

La Corte consideró que el quebranto del régimen de convivencia establecido previamente por la autoridad judicial puede poner en peligro el sano desarrollo de los menores, por lo que el delito de sustracción protege a los menores involucrados en una controversia familiar de los daños que puede acarrear el ser objeto de la disputa entre los padres, sin que se respete lo que es mejor para ellos

 

En el caso, un hombre fue condenado por el delito de sustracción de menores previsto en el Código Penal de Chiapas luego de que se llevó a su hijo menor de edad sin el consentimiento de su exesposa y sin contar con la custodia legal, pero él consideraba que la sentencia en su contra era inconstitucional.

 

Finalmente, la Primera Sala señaló que al momento de determinar el contenido del derecho de visita, los jueces deberán tomar en consideración diversos elementos tales como la edad, necesidades y costumbres de los menores involucrados; el tipo de relación que mantienen con el progenitor no custodio; los orígenes del conflicto familiar; la disponibilidad y personalidad del progenitor no custodio; la distancia geográfica entre la residencia habitual de los menores y la del padre no custodio; y en general cualquier otro factor que permita al juzgador discernir qué régimen de convivencia sería más benéfico para los menores involucrados.

 

 

www.miabogadoenlinea.net