Una vez que la Ley General del Servicio Profesional Docente (LSPD) ha entrado en vigor, surgen voces que exigen la aplicación del artículo 76 de la misma, que prevé que un docente sea separado del servicio en caso de que no asista a sus labores por más de tres días consecutivos o discontinuos, en un periodo de treinta días naturales, sin causa justificada.

 

Además, la ley establece que esto se hará sin necesidad de que exista resolución previa del Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje o sus equivalentes en las entidades federativas.

 

La LSPD prevé un derecho de audiencia para el docente otorgándole un plazo de diez días hábiles, para que manifieste lo que a su derecho convenga y proporcione los documentos y demás elementos de prueba que considere pertinentes, y la autoridad dictará resolución en un plazo máximo de diez días hábiles con base en los datos aportados y las constancias que obren en el expediente respectivo.

 

Ahora bien, la Ley Federal de los Trabajadores al Servicio del Estado, Reglamentaria del Apartado B) del Articulo 123 Constitucional (ley burocrática), establece en su artículo 46 que “Ningún trabajador podrá ser cesado sino por justa causa”.

 

La fracción V, inciso b) de este artículo prevé que se requiere resolución del Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje para que el nombramiento o designación de los trabajadores deje de surtir efectos sin responsabilidad para los titulares de las dependencias, si el trabajador faltare por más de tres días consecutivos a sus labores sin causa justificada. En las legislaciones locales, existen disposiciones equivalentes.

 

Por otro lado, el artículo 83 de la LSPD señala que las relaciones de trabajo de los docentes “se regirán por la legislación laboral aplicable, salvo por lo dispuesto en esta Ley”.

 

Así tenemos que por un lado la LSPD no requiere la resolución del Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje o sus equivalentes en las entidades federativas para separar de su cargo a un docente, mientras que las leyes burocráticas si exigen esa resolución. La LSPD habla de ausencias por tres días consecutivos o discontinuos, la ley burocrática de tres días consecutivos. La LSPD señala que las relaciones de trabajo de los docentes “se regirán por la legislación laboral aplicable”, con excepción de lo previsto en esa Ley.

 

Así, la pregunta que surge es que ley es la aplicable para separar a un docente por sus ausencias por más de tres días.

 

Este y otros cuestionamientos sobre el Servicio Profesional Docente deberán ser resueltos por los tribunales y seguramente esas preguntas llegarán hasta la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

 

 

www.miabogadoenlinea.net