La Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación resolvió atraer un amparo directo promovido por una trabajadora de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje de Toluca, Estado de México, para analizar un caso de acoso laboral, conocido internacionalmente con el anglicismo de mobbing.

 

La promovente del amparo demandó de la Junta el pago de una indemnización por la reparación del daño físico y psicológico ocasionado, así como el resarcimiento del perjuicio causado a consecuencia del acoso y discriminación laboral, ya que, argumenta, se le proporcionó un bono de menos cantidad que a sus compañeros.

 

Con la revisión de este caso la Primera Sala podrá determinar si con el acoso laboral se violan las disposiciones de los artículos 1º y 5º de la Constitución Federal, específicamente sobre el derecho a la libertad de trabajo, la igualdad, la no discriminación y dignidad de la persona, así como lo previsto en instrumentos internacionales de derechos humanos.

 

Entre otros temas que se analizarán, la Corte destaca que en el orden jurídico nacional el concepto de “acoso laboral” o mobbing no se encuentra expresamente regulado, por lo se determinaría si son aplicables o no los criterios establecidos en el derecho internacional y determinar sus alcances en relación con los derechos humanos cuya protección se encuentra garantizada en nuestra Constitución.

 

El término mobbing fue utilizado por primera vez por el fundador de la etología, ciencia que estudia y analiza el comportamiento animal, el biólogo Konrad Lorenz, para refwerirse al comportamiento de un grupo de cuervos que acosaban sistemáticamente a un buho para que abandonara un área que pretendían los cuervos.

 

En el ámbito laboral el término fue adoptado por el psiquiatra alemán Heinz Leymann, quien comenzó a utilizar la expresión para referirse al acoso que se originaba en los centros de trabajo.

 

Leyman lo define como “una situación en que una persona, o varias, ejercen una violencia psicológica extrema, de forma sistemática y recurrente, durante un tiempo prolongado, sobre otra u otras personas en el lugar de trabajo con el fin de destruir sus redes de comunicación, destruir su reputación, perturbar el ejercicio de sus labores y conseguir su desmotivación laboral”.

 

La palabra mobbing significa en español asediar, acosar, acorralar en grupo” y también es conocido como acoso moral, acoso psicológico en el trabajo, psicoterror laboral, hostigamiento laboral, asesinato psíquico y hostigamiento psicológico en el trabajo.

 

En el trabajo de investigación “Tratamiento Jurídico Del Acoso Laboral (Mobbing)” el cual se hizo acreedor al primer lugar en el certamen Premio Nuevo León 2009 a la Investigación Jurídica, el Dr.  Djamil Tony Kahale Carrillo, señala que el mobbing o acoso laboral “posee un sustrato ético esencial que se refiere a la falta de respeto y de consideración del derecho a la dignidad del trabajador como un elemento relevante o sustancial de la relación laboral”.

 

El Dr. Kahale lo define como “toda situación de conflicto interpersonal o grupal, y de la cual una persona o varias deciden ejercer sobre otra(s) una violencia psicológica extrema a través de varias actuaciones, al menos una vez por semana durante un tiempo prolongado de más de seis meses, con el propósito de conseguir aislamiento en relación al grupo, así como la pérdida de su autoestima personal y de su reputación profesional”.

 

La investigación destaca que los daños más frecuentes entre las víctimas del acoso laboral que se pueden traducir con el tiempo en depresión y cuadros de estrés postraumático se pueden agrupar en: a) Apatía, falta de iniciativa, b) Bajo estado de ánimo y depresión, c) Dolores de espalda, d) Problemas de concentración, e) Dolores musculares, f) Irritabilidad, g) Inseguridad, h) Despertar temprano, i) Sueño ligero e interrumpido, j) Dificultad para conciliar el sueño, k) Problemas de memoria, l) Fatiga crónica, m) Cefaleas, n) Sensibilidad a los retrasos.

 

En la Cámara de Diputados existen al menos cinco iniciativas para legislar sobre el acoso laboral y sancionar sus consecuencias en  la Ley Federal del Trabajo, sin que ninguna haya prosperado hasta el momento.

 

 

www.miabogadoenlinea.net