Durante cinco sesiones el Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación discutió una contradicción de tesis sobre el alcance de los derechos humanos contenidos en los tratados internacionales, frente a la Constitución mexicana.

 

Finalmente el pasado martes resolvió, con 10 votos a favor y 1 en contra, que los derechos humanos contenidos en tratados internacionales de los que México es parte, tienen rango constitucional, encontrándose al mismo nivel que los derechos humanos previstos en la Constitución.

 

Sin embargo, cuando en la Constitución exista alguna restricción expresa al ejercicio de los derechos humanos, se deberá estar a lo que indica la Carta Magna, por lo que pueden prevalecer figuras como el arraigo, los cateos, así como la prisión preventiva forzosa.

 

Originalmente, el proyecto del ministro ponente, Arturo Zaldívar Lelo de Larrea , establecía que los derechos humanos provenientes de los tratados debían prevalecer si estos beneficiaban a la persona, a pesar de que contradijeran a la Constitución mexicana.

 

En un comunicado, Amnistía Internacional advirtió que “cualquier resolución que  tenga  potencialmente como consecuencia  el desconocimiento del principio pro persona, no solamente sería inconstitucional pero también constituiría un paso hacia atrás  para la protección de los derechos humanos  en México”.

 

Por su parte, el ministro Zaldívar consideró esta decisión de suma importancia, porque por primera vez se establece en México con jurisprudencia obligatoria que los derechos humanos emanados de fuentes internacionales tiene el mismo nivel que la constitución política federal.

 

"La decisión que estamos tomando en este momento implica un avance importante; se establece con jurisprudencia obligatoria por primera vez en nuestro país que los Derechos Humanos de fuente internacional tienen rango constitucional y esto me parece que no es un logro menor, es un avance muy trascendente" indicó Zaldívar.

 

 

www.miabogadoenlinea.net