La Suprema Corte de Justicia de la Nación inició el día de ayer la discusión de una contradicción de tesis que llevará al alto tribunal a definir, por una parte la jerarquía de los derechos humanos protegidos por la Constitución y los derechos humanos establecidos en tratados internacionales suscritos por México, y por la otra si la jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos es obligatoria para los jueces mexicanos, siempre que sea más favorable a la persona.

 

Desde marzo de 2012 se viene discutiendo la contradicción de tesis entre el Primer Tribunal Colegiado en Materias Administrativa y de Trabajo del Décimo Primer Circuito y el criterio sostenido por el Séptimo Tribunal Colegiado en Materia civil del Primer Circuito estableciendo un Tribunal Colegiado que la Constitución se encontraba por encima de las normas de los Tratados Internacionales, y el otro Tribunal Colegiado estableció que las normas de Tratados Internacionales ya estaban al mismo nivel de la Constitución.

 

En el proyecto se sostiene que tanto los derechos humanos de fuente constitucional como los de fuente internacional constituyen un nuevo catálogo de derechos humanos, por lo que no puede existir jerarquía entre unos y otros, debiendo tener la misma validez por lo que no se habla en términos de jerarquía  sino de armonización y de coordinación.

 

Se establece que Constitución tiene una jerarquía superior sobre los tratados internacionales, pero una vez que se cumple con los requisitos de validez formal y material, las normas de derechos humanos que contiene esos tratados –no el tratado como tal- se incorporan a la Constitución y forman parte del catálogo de derechos humanos poniéndolos al mismo nivel.

 

Otros ministros consideran que aunque se trate de derechos humanos si existe una jerarquía constitucional, al poder incluirse en la Constitución una restricción a ese derecho que no este incluida en el tratado, que puede impedir que la norma del tratado sea aplicada, por más que genere una protección más amplia, porque la supremacía constitucional lo impide.

 

El criterio de la Corte aun no se define pero vendrá a definir la aplicación del artículo 1° constitucional en relación a los derechos humanos y el contenido de los tratados internacionales en la materia.

 

 

www.miabogadoenlinea.net