En noviembre del año pasado Consorcio Comex S.A. de C.V. anunció que sería adquirida por Sherwin Williams Company por 2,400 millones de dólares, en una operación en efectivo en la que también asumiría la deuda de la empresa mexicana.

 

El día de ayer el Pleno de la Comisión Federal de Competencia (CFC) resolvió, por mayoría, negar la autorización a la adquisición del 100 por ciento de Comex y sus subsidiarias por Sherwin Williams.

 

La CFC determinó que no existen efectos adversos a la competencia en los mercados de pinturas para repintado automotriz, recubrimientos marinos, recubrimientos en polvo, recubrimientos industriales, aerosoles, barnices para maderas, solventes, pegamentos y artículos misceláneos (brochas, rodillos, etc.), dado que en todos estos mercados existen otros competidores capaces de hacer contrapeso a la fusión o porque los consumidores de estos productos son empresas que cuentan con la capacidad de contrarrestar la posición de negociación de las partes.

 

Sin embargo, en el mercado de recubrimientos decorativos, el mercado más grande involucrado en la transacción, la Comisión determinó que Comex cuenta con poder de mercado, es decir, la capacidad de imponer condiciones sin que algún competidor pueda contrarrestarla.

 

La fusión entre Sherwin Williams y Comex implicaría una acumulación de participación de mercado de entre 48 y 58 por ciento, dependiendo del tipo de recubrimiento decorativo, entre seis y diez veces más grande que la del competidor más cercano.

 

El problema para la fusión es la red de distribución que posee Comex, que es la más grande del mercado y la acumulación del mayor portafolio de marcas de la industria.

 

A juicio de la CFC, esto permitiría que la empresa que resultase de esta fusión podría fijar precios artificialmente altos y cometer prácticas anticompetitivas en perjuicio de los consumidores.

 

En un comunicado, Sherwin Williams dijo que está en desacuerdo con la decisión pero esperan responder adecuadamente a las objeciones de la Comisión y proceder con la operación.

 

Esta decisión no es definitiva ya que las empresas tienen treinta días a partir de que se les notifique la resolución para interponer el recurso de reconsideración correspondiente.

 

 

Más información en elfinanciero.com

 

www.miabogadoenlinea.net