El problema del sistema federal radica en la determinación de fueros o competencias y con ello la lentitud de la investigación de delitos, particularmente, y la impartición de justicia.

 

Es palpable esta situación en el caso de Casitas del Sur. Por denuncia hecha ante las autoridades del Distrito Federal, se realizó el cateo de este albergue, del cual se desprendió la comisión de diversos delitos, ellos del fuero local.

 

Pero al ver la gravedad del asunto y el vínculo de casitas del Sur con otros albergues en distintos estados de la República, la Procuraduría General de la República (del orden federal), atrajo la investigación porque presupone que se han cometido delitos del orden federal como el tráfico de menores y delincuencia organizada.

 

En un comunicado la PGR dio a conocer lo anterior, haciendo marcado énfasis en la colaboración que ha recibido de las autoridades del Distrito Federal, especialmente la PGJDF. Lo mencionamos porque desafortunadamente los casos se empiezan a diluir cuando empiezan las discusiones entre las autoridades locales y federales, así que esperamos que ese tono amable entre procuradurías sea el que prevalezca para que se conozca la verdad jurídica sobre el paradero de los niños que estaban en Casitas del Sur como Ilse Michel.

 

Será la Subprocuraduría de Investigación especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO), la encargada de conducir la investigación por parte de la PGR.

 

Y la pregunta que todos nos hacemos ¿la PGR apena se dio cuenta de que este caso se trata de tráfico de menores y delincuencia organizada?

 

Fuente El Universal
www.miabogadoenlinea.net