En el año 2011, a raíz de un rumor que dos personas hicieron correr en Twitter sobre el ataque a una escuela por parte de delincuencia organizada y que generó pánico en la población, el gobierno del Estado de Veracruz promovió la creación del delito de perturbación del orden público.

 

El delito se previó en el artículo 373 del Código Penal del estado, pero su redacción resultó muy ambigua lo que generó descontento ya que la disposición se consideró violatoria de la libertad de expresión.

 

La Comisión Nacional de Derechos Humanos promovió una acción de inconstitucionalidad en contra de este artículo, misma que fue resuelta el pasado jueves por la Suprema Corte, aunque el artículo ya fue reformado.

 

La Suprema Corte señaló que el anterior artículo 373 era violatorio de los derechos humanos de libertad de expresión y derecho a la información al no cumplir con las garantías de legalidad, seguridad jurídica y exacta aplicación de la ley penal.

 

Lo anterior toda vez que la redacción de esta disposición no distinguía entre una afirmación falsa que provoca perturbación del orden público, pero que no se hace con ese fin, y una afirmación deliberadamente falsa con el propósito de perturbar el orden público.

 

Así, al no contener este elemento del dolo específico, el propagar cualquier rumor con intención o no de generar miedo podría ser sancionado.

 

Los ministros en la discusión estuvieron conscientes que el artículo ya se encuentra superado al haber sido reformado el 22 de noviembre de 2012, pero la mayoría consideró necesaria la discusión en términos de lo dispuesto en los artículos 105, penúltimo párrafo, de la Constitución Federal, y 45 de su Ley Reglamentaria, ya que en materia penal es posible darle efectos retroactivos a una eventual declaratoria de invalidez.

 

El artículo reformado incluye el dolo dentro del tipo penal, por lo que quedo redactado de la siguiente manera:

 

Perturbación del Orden Público

 

Artículo 373. Al que con intención de perturbar el orden público, dé a conocer falsamente, a sabiendas de ello y por cualquier medio, la existencia de aparatos explosivos u otros que puedan causar el mismo efecto; de ataques con armas de fuego; o se sustancias químicas, biológicas o tóxicas que puedan causar daño a la salud, se le impondrá prisión de uno a cuatro años y multa de quinientos mil días de salario, atendiendo a la alarma o perturbación del orden efectivamente producida.

 

Así, esta declaratoria no tiene en realidad ninguna consecuencia en relación con el artículo 373 del Código Penal del Estado de Veracruz  que se encuentra vigente.

 

 

www.miabogadoenlinea.net