Aplicando la estrategia que otras parejas del mismo sexo han venido utilizando en otros estados, como sucedió en Oaxaca, dos parejas están poniendo a prueba el régimen legal del matrimonio, una en Chihuahua y otra en Yucatán.

 

En el caso de Chihuahua una pareja de varones acudió a la Dirección del Registro Civil la ciudad de Chihuahua para presentar una solicitud de matrimonio acompañada de toda la documentación correspondiente.

 

La Dirección del Registro Civil deberá dar una respuesta por escrito a esa solicitud y lo más probable es que lo haga en sentido negativo ya que el artículo 134 del Código Civil de la entidad define al matrimonio como el acuerdo de voluntades entre un hombre y una mujer. Seguramente esta pareja llevará el caso hasta la Suprema Corte.

 

En Yucatán, al igual que en el caso anterior, la pareja acudió ante el registro a presentar su solicitud, acompañada con la documentación que establece el Código de Familia del estado de Yucatán para realizar una solicitud formal de matrimonio.

 

La solicitud fue negada con el argumento de que el ordenamiento define en su artículo 49 al matrimonio como la unión voluntaria y jurídica entre un hombre y una mujer.

 

La pareja presentó un amparo ante la Justicia Federal en el cual reclaman la inconstitucionalidad de dicha negativa, así como de las normas que fundamentan esa decisión, específicamente los artículos 94 de la Constitución del Estado y 49 y 201 del Código de Familia para el estado de Yucatán.

 

La pareja argumenta violación al derecho a la no discriminación por preferencia sexual, violación al derecho fundamental a la protección del desarrollo y organización de la familia y violación al derecho al libre desarrollo de la personalidad, previstos en los artículo 1 y 4 constitucionales, citando los precedentes de la suprema Corte en el caso de Oaxaca y a nivel internacional.

 

Es muy posible que estas parejas al final del proceso judicial obtengan la autorización para contraer matrimonio, pero al igual que en otros caso, sólo beneficiará a esas parejas y las disposiciones continuarán vigentes hasta en tanto no exista una declaración general de inconstitucionalidad en relación con las disposiciones que en estos estados regulan el matrimonio.

 

 

Más información en kaosenlared.net