Una vez más la Suprema Corte de Justicia de la Nación, SCJN, determinó que los artículos 22, 24, 25 y 26 de la Ley de Fomento para la Lectura y el Libro no son inconstitucionales por el hecho de fijar el precio único de venta del libro, ya que no infringen los derechos a la libertad de comercio, igualdad, seguridad jurídica, legalidad, libre concurrencia y competencia económica.

 

La sentencia precisa que el precio único de venta de libro beneficia a los consumidores al facilitar un acceso equitativo al libro garantizando un mismo precio de venta al público en todo el territorio nacional, sin importar donde se adquiera, con la finalidad de incentivar la creación de librerías en aras de promover la lectura.

 

Los ministros también destacaron que el precio único de venta de libro no otorga ventajas exclusivas e indebidas a favor de determinados editores, en tanto que todos son libres de fijar el precio correspondiente.

 

En el caso Librería de Porrúa Hermanos y Compañía, S.A. de C.V., consideraba que se violaba la libertad de comercio al obligar a los libreros a vender libros nuevos al mismo precio durante los primeros 18 meses después de su publicación, impidiendo además la libre la libre competencia entre librerías.

 

Para expertos como Fabiola Rodríguez Barba de la Universidad Autónoma Metropolitana, el precio único elimina los grandes descuentos destinados a fingir rebajas y la disminución artificial de precios del libro que ofertaban las grandes librerías y las tiendas de autoservicio que habían contribuido al cierre paulatino de las librerías tradicionales que no podían competir en cantidad y precio con las grandes.

 

Con esta ley se espera que la competencia radique ya no en el precio sino en ofrecer un mejor servicio con variedad y disponibilidad.

 

En 2011 también se le negó a Costco el amparo en contra de esta ley.

 

 

www.miabogadoenlinea.net