La Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal publicó el pasado lunes el Acuerdo 16/2013 por el que se expide el Protocolo de Actuación Policial de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal para el Control de Multitudes.

 

El documento, que entró en vigor este martes, indica como un principio el diseño de  planes y estrategias operativas para el manejo de multitudes, limitando el uso de la fuerza a fin de asegurar que ese sea el último recurso a aplicar.

 

El protocolo pretende una actuación ordenada y sistematizada, para garantizar el cumplimiento del orden legal y la preservación de los derechos humanos y eliminar los riesgos de discrecionalidad que pueden derivar en incumplimiento al orden legal o de violación de los derechos humanos.

 

En los operativos deberán regir principios como la planificación logística, revisión y asignación de equipamiento adecuado, transporte, grado de amenaza, entre otros.

 

El documento contempla distintos supuestos de intervención como son: Conducción de Multitudes, resguardo de Instalaciones, Contención de Multitudes, Restablecimiento del Orden Público, Liberación de Vialidades.

 

Se pretende que en los operativos los policías permanezcan “firmes, disciplinados y tolerantes” “trabajando en equipo y con espíritu de cuerpo”.

 

En los casos que se identifique alguna persona agresiva, los policías ingresaran al contingente encauzando a esas personas para separarlas de la multitud como medida de prevención para proteger su integridad personal y de sus bienes.

 

Si las personas en actitud agresiva cometieron un acto ilícito o infracción administrativa, los policías detendrán a los probables responsables y coordinarán su inmediata puesta a disposición ante la autoridad correspondiente y activarán los servicios de emergencia para el caso de que haya lesionados o siniestro.

 

En caso de disturbios, linchamientos o cualquier otra manifestación violenta, la Policía del Distrito Federal buscará restablecer el orden a través del diálogo conciliador con la finalidad encontrar una solución a la problemática.

 

Cuando la multitud continúe en una actitud violenta se empleará de forma gradual la escala del uso de la fuerza, según lo establece la Ley que Regula el Uso de la Fuerza de los Cuerpos de Seguridad Pública del Distrito Federal, en su artículo 10, siendo éstos: Persuasión o disuasión verbal, reducción física de movimientos, utilización de armas incapacitantes no letales y utilización de armas de fuego o de fuerza letal, atendiendo a lo principios Legal, Racional, Congruente, Oportuno, y Proporcional.

 

El uso de sustancias irritantes en aerosol u otro tipo de armas incapacitantes no letales deberá ser autorizado por el Subsecretario de Operación Policial, transmitiéndose la orden por la cadena de mando hasta los policías.

 

También podrá ordenarse la detención de personas como probables responsables de la comisión de una infracción administrativa o de un delito.

 

Cuando un grupo de personas obstruyan parcial o totalmente una vialidad, afectando el libre tránsito de personas y vehículos, se deberá tener como premisa el dialogo, antes del uso de la fuerza.

 

De ser negativa la respuesta de la multitud, los comandantes y policías formarán una línea de contención pacífica con la finalidad de recuperar la vialidad afectada. En caso de que se torne violenta la acción de las personas, se aplicarán las acciones necesarias para el restablecimiento del orden público, que implica el uso de la fuerza en forma gradual y proporcional.

 

El ordenamiento resulta novedoso y viene a ordenar la actuación de la policía, y a partir de ayer está a prueba su implementación en la realidad, sobre todo en los plantones y para la desocupación de vialidades.

 

 

www.miabogadoenlinea.net