Según una investigación del diario Milenio Jalisco al menos cinco jugadores del FC Atlas AC, equipo de fútbol de primera división, cobraron entre 2011 y 2012 incapacidades en el Instituto Mexicano del Seguro Social por supuestas lesiones que no fueron justificadas ni respaldadas por un estudio médico.

 

Los jugadores presuntamente cobraron incapacidades hasta por un periodo de diez meses, aunque en el lapso en que gozaron de las incapacidades participaron en encuentros de fútbol con el equipo, con la escuadra Sub 20 o con el primer equipo.

 

Milenio Jalisco señala que cuenta con copia de los expedientes de al menos cinco jugadores en donde constan las órdenes de pago que expidió el IMSS y que fueron pagadas por BBVA Bancomer en una de sus sucursales.

 

El caso está plagado de irregularidades ya que en el expediente aparece que los jugadores han cambio de Unidad Médico Familiar (UMF) al menos en tres ocasiones, los datos de su domicilio particular son falsos y en los formatos de incapacidad no cuentan con los datos de la identificación oficial expedida por el IMSS.

 

En noviembre de 2012, la Jefatura de Prestaciones Económicas detectó irregularidades en las incapacidades expedidas en los meses de julio y agosto de 2012 a nombre de los cinco jugadores por lo que solicitó a la jefatura de Servicios Médicos llevar a cabo una investigación.

 

La investigación estableció que los folios de incapacidad de trámite en la UMF 4 fueron expedidos en su mayoría por uno de los médicos con antecedentes de expedir el mayor porcentaje de incapacidades dentro de la institución. Asimismo, en las incapacidades no se registró el mecanismo de la lesión, la actividad que realizaba el jugador al momento de la misma, ni consta una exploración física que respalde que la lesión existiera.

 

Directivos del Atlas señalan que las investigaciones giran en torno a funcionarios públicos del IMSS sobre incapacidades en las que se utilizaron los datos de jugadores para obtener los pagos de incapacidades sin que los propios jugadores o la Federación Mexicana de Fútbol lo supieran.

 

No obstante, el diario señala que existen fotografías de jugadores del club Atlas con personal de una de las clínicas del IMSS tomadas los días de trámite de la incapacidad y contrarecibos de una institución bancaria que presuntamente fueron firmados por los jugadores involucrados y la propia investigación de la jefatura de prestaciones económicas del IMSS arroja que algunos jugadores aceptaron haber cobrado alguna incapacidad.

 

Este problema ya se está convirtiendo en uno común en el IMSS. En 2011 en la UMF 39 de El Álamo, Jalisco, se detectó el cobro de incapacidades que implicaba el robo de identidad, estando implicados 21 médicos, personal administrativo y hasta el responsable de Prestaciones Médicas, llegando a cobrar cerca de 600,000 pesos en incapacidades.

 

En 2012, Milenio Monterrey publicó una nota en la que se destacaba que en la UMF 31 se hicieron cobros por incapacidades inexistentes de los jugadores de los equipos Rayados y Tigres por 1.5 millones de pesos, también robando su identidad.

 

Según información publicada por Animal Político en octubre de 2011 el fraude genérico al IMSS con el cobro ilegal de incapacidades a través del robo de identidad se ha venido incrementando desde 2004, año en el que sólo existieron 2 casos, 34 en 2009 y 26 en 2010. Tan sólo en 2010 el IMSS pagó producto de estos delitos 9 millones 72 mil pesos.

 

En el modus operandi de estos delitos, personal del IMSS proporciona a un tercero la información personal de un derechohabiente  y con esos datos y una identificación falsa, se tramita un cambio de domicilio, inclusive un cambio de empleador, para después presentar la incapacidad. En otros casos, cuando existen incapacidades legales, las mismas son cobradas por terceros sin conocimiento del IMSS, y cuando el legítimo derechohabiente intenta cobrar la pensión descubre que esta ya fue pagada.

 

El caso de los jugadores del Atlas el caso genera sospechas ya que el club presenta problemas financieros, pero puede tratarse de un caso más de robo de identidad, así que no puede señalárseles como culpables hasta en tanto no exista un proceso legal que establezca su responsabilidad

 

 

Más información en milenio.com y animalpolitico.com

 

www.miabogadoenlinea.net