El pasado 5 de marzo la Cámara de Diputados aceptó modificar los artículos 61, 111, 112 y 114 de la Constitución Política para acotar el fuero del que gozan los servidores públicos. Sin embargo, los diputados modificaron gran parte del texto que había propuesto la Cámara de Senadores el 10 de diciembre de 2011, por lo que la iniciativa regreso a esa Cámara.

 

Del texto que se desechó, el que más controversia geenró fue la propuesta para acotar el fuero del presidente de la República, previsto en el párrafo cuarto del artículo 111 constitucional vigente. La Comisión de Puntos Constitucionales de la Cámara de Diputados desechó la reforma propuesta por los senadores y planteó en el dictamen al pleno de la Cámara que se conservara el texto vigente, sin cambios.

 

Al votarse en la asamblea el texto vigente, el mismo fue rechazado con 215 votos en contra y 213 votos a favor. Al regresar la minuta a la Cámara de Senadores, este párrafo se presentó con puntos suspensivos, que en la práctica legislativa significan que se queda tal como aparece hoy en la Constitución. Los senadores se inconformaron y alegaron que este trámite es erróneo.

 

Para la Cámara de Diputados, al no haberse aprobado la propuesta que se presentó en el dictamen, el texto referente al fuero del Presidente debe permanecer como se encuentra actualmente, por eso aparece con puntos suspensivos en el documento que se envío al Senado.

 

Pero lo curioso es que exactamente la mayoría de los diputados voto tácitamente a favor de que el texto del párrafo cuarto del artículo 111 constitucional vigente fuera modificado, pero no se presentó o votó alguna propuesta que indicara el sentido de la reforma.

 

Se podría concluir que virtualmente el pleno de la Cámara de Diputados aceptó la propuesta del Senado, pero en dos ocasiones se propuso a la asamblea recuperar la reforma planteada por el Senado, y la mayoría votó por la negativa. Inclusive, en la segunda ocasión se realizó una votación nominal y la propuesta de recuperar el texto planteado por el senado fue rechazada con 217 votos en contra y 214 votos a favor.

 

En resumen, la mayoría de los diputados estuvo a favor de reformar el párrafo cuarto del artículo 111 constitucional, pero no aceptaron el texto propuesto por el Senado, ni se propuso un nuevo texto, por lo que el texto del párrafo cuarto del artículo 111 constitucional vigente se conserva sin cambios, tal y como se envió al Senado.

 

Si desde un inicio la Comisión de Puntos Constitucionales de la Cámara de Diputados desechó la propuesta de reforma al párrafo cuarto del artículo 111 constitucional, ese texto no debió ser sometido a discusión en el pleno.

 

Pero los problemas del documento enviado al Senado no se refieren sólo al párrafo cuarto del artículo 111 constitucional, si no que también presenta otra diferencia con lo aprobado por los Diputados, quienes aprobaron seis artículos transitorios, y en la página del Senado sólo aparecen publicados dos.

 

Este es un galimatías que tendrán que resolver los legisladores, con el riesgo de que la reforma sobre el fuero quede en la congeladora.

 

 

www.miabogadoenlinea.net