A consecuencia de las fallas que presentó el servicio de Radiomóvil Dipsa, propietario de Telcel, a finales de enero en la capital del país, la Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO) ha decidido presentar una demanda colectiva en contra de esta empresa.

 

El organismo explicó que en un periodo de seis meses se obtendrá una sentencia en primera instancia y como resultado de la acción colectiva, los usuarios con planes forzosos con la telefónica podrían darlos por terminado.

 

Se detalló que para la compañía de telecomunicaciones habría dos tipos de sanciones: la que derive de la Comisión Federal de Telecomunicaciones y la de la acción colectiva, que puede resultar en la modificación de las cláusulas del contrato de adhesión de la telefónica o una multa.

 

Asimismo se deberá determinar si la bonificación que la compañía ha venido dando a sus usuarios es suficiente o no para resarcir los daños.

 

Telcel bonificó alrededor de 320 millones de pesos en total a los usuarios afectados. En prepago se ofreció una bonificación de 20 pesos, que en el plan Amigo Óptimo equivale a 5 minutos de tiempo aire, ya que el minuto tiene un costo de 3.98 pesos, mientras que para quienes tienen un plan en pospago se les ofreció 5 veces más, pues la bonificación es de 30 minutos.

 

El fin de semana en que se presentó la falla, es decir del sábado 26 al lunes 28 de enero, PROFECO informó que sólo se registraron 18 quejas por parte de los usuarios, pero tal parece que la dependencia cuenta con las treinta quejas necesarias para iniciar estas acciones.

 

Inicialmente la empresa reportó  que llevaban a cabo un mantenimiento de la red. Sin embargo, posteriormente reconocerían "inconsistencias en la red" que le llevó a reiniciar parte de su software.

 

 

www.miabogadoenlinea.net