De aprobarse las reformas al artículo 56 del Código Penal del estado de Coahuila de Zaragoza, algunos imputados podrán optar por el uso de dispositivos electrónicos para vigilar su cumplimiento de penas o medidas limitativas de su libertad que se le impongan.

 

Esta medida sería complementaria del artículo 59 de la Ley de Ejecución de Sanciones Penales y Reinserción Social que se modificó en noviembre precisamente para considerar el uso de brazaletes electrónicos como medida para otorgar la libertad condicional a reos no peligrosos, y que se encuentra pendiente de publicación.

 

Para que el juez de ejecución de sanciones considere la aplicación de esta medida, el sentenciado deberá acreditar plenamente que se encuentra imposibilitado para cumplir con la sanción que le fue impuesta por ser incompatible con su edad, salud o constitución física.

 

Esta medida podría beneficiar a unos 300 internos de distintos centros de reinserción social. En todos los casos serían personas sentenciadas por delitos que no signifiquen riesgos para la seguridad física de los ciudadanos, es decir, que no hayan sido condenados por homicidio, lesiones, robo con violencia o violación, entre otros.

 

También se beneficiarían reos mayores de 75 años de edad o enfermos que no hayan sido culpados por delitos graves. Además la propuesta considera el principio legal de retroactividad para aquellos reos que puedan verse beneficiados con la medida y que ya estén sentenciados o se encuentren en proceso.

 

Esta medida ya se encuentra prevista a nivel federal en la Ley General para Prevenir y Sancionar los Delitos en Materia de Secuestro, que prevé el uso de brazaletes o grilletes electrónicos para el caso de secuestradores, utilizando el dispositivo hasta por los cinco años posteriores a su liberación.

 

 

Más información en milenio.com

 

www.miabogadoenlinea.net