En Tabasco el Procurador de Justicia del Estado ha venido promoviendo una reforma al Código Penal de la entidad para que a las persona que roben alimentos en los centros comerciales y que demuestren que no existió dolo, sino la necesidad urgente, se les pueda otorgar el perdón y alcancen fianza.

 

El Procurador, Gregorio Romero Tequextle, señaló que es un delito que se da con cierta regularidad pero que aunque el monto del robo es menor, es considerado como delito grave y estas personas tienen que se remitidas a las autoridades y dependiendo de la sentencia del juez, es el tiempo que pasan en prisión.

 

Este tipo de conductas es conocido como robo de famélico o por necesidad o de indigente. En el Código Penal Federal vigente desde 1931 está previsto en el artículo 379, que establece “No se castigará al que, sin emplear engaño ni medios violentos, se apodera una sola vez de los objetos estrictamente indispensables para satisfacer sus necesidades personales o familiares del momento”, pero como el robo es materia común, cada estado de la República puede establecer su propias disposiciones en relación con estos delitos  y se ha ido excluyendo de los distintos códigos estatales.

 

Actualmente el Código Penal del Estado de Tabasco no prevé este supuesto, por lo que las personas que son detenidas robando alimentos en un centro comercial pueden recibir una pena de prisión de tres meses a un año seis meses y multa de veinte a ochenta días multa, cuando el valor de lo robado no exceda de quince veces el salario mínimo y se aumenta en una mitad la pena por tratarse de un lugar abierto al público.

 

Según las estadísticas más del 35% de las personas que se encuentran en las cárceles son primodelincuentes, responsables de este tipo de robos, por lo que otras entidades deberían considerar incluir este tipo de excluyente a fin de disminuir la población en las cárceles.

 

 

Más información en oem.com.mx

 

www.miabogadoenlinea.net