El Presidente ya tienen en su poder una iniciativa aprobada por ambas Cámaras, para la promulgación de reformas a la Ley General de Educación, que tienen que ver con la costumbre de algunas escuelas de diagnosticar a los niños con el Síndrome de Atención Dispersa y de exigir que sean medicados con el famoso Ritalín o hasta de medicarlos con la finalidad de mantenerlos bajo control.

Con estas reformas se trata de resolver un problema con el que se han enfrentado los padres de familia de niños inquietos, con hiperactividad o simplemente enfermos de “infancia”, ya que las escuelas llegan a condicionar la estancia de los menores a la medicación que los aletarga y mantiene tranquilos. Y es que es más fácil medicar que educar.

Esta iniciativa pretende sancionar a los maestros que administren los medicamentos a los niños, sin prescripción médica y sin la autorización de los padres e incluso a quienes sugieran su uso, pues sanciona el promover el uso de sustancia psicotrópicas o estupefacientes, como está catalogada por la Ley General de Salud la medicación contra la hiperactividad.

Además, las escuelas, públicas o privadas, tendrán prohibido expulsar a los niños que tengan el Síndrome por el hecho de tenerlo. Se tendrá que tener cuidado, sin embargo, en no caer en el extremo de defender en los alumnos faltas graves de disciplina por motivos diferentes de la enfermedad.

Las sanciones previstas van desde multas que se incrementan por reincidencia, hasta la pérdida de la cédula profesional. Y ya sabes que en cuanto sea publicada en el Diario Oficial de la Federación, la podrás consultar aquí, en miabogadoenlinea.net  en Leyes Federales.

 (Estas reformas fueron publicadas en el Diario Oficial de la Federación el 17 de abril de 2009).

Fuente El Universal

www.miabogadoenlinea.net