La Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación determinó que el divorcio sin causa no es violatorio del derecho humano a la protección familiar, previsto en el artículo 4 de la Constitución Política, ya que éste favorece el desarrollo y la fortaleza del núcleo familiar, no así del matrimonio.

 

La sentencia establece conceptos interesantes y novedosos como el reconocer  que el matrimonio parte  de la base de la autonomía de la voluntad de las personas, por lo que si éstas se encontraron en libertad de contraer matrimonio, cuentan con la misma libertad para disolver el vínculo que los une.

 

Asimismo, se señala que la familia y el matrimonio no son equivalentes, sino que “…el matrimonio es una de las formas que existen para formar una familia. El derecho de protección a la familia implica favorecer ampliamente el desarrollo y la fortaleza del núcleo familiar, más no del matrimonio, pues por el simple nacimiento de un niño, existe entre éste y sus padres un vínculo que implica vida familiar, aun cuando la relación  de los padres este rota”.

 

En el caso en particular un juez concedió el divorcio sin causa a un hombre, con base en las reformas a la legislación civil del Estado de Hidalgo realizadas en mayo de 2011, que establece que el divorcio sin expresión de causa puede ser solicitado por ambos cónyuges o por uno solo.

 

La ex esposa interpuso un juicio de amparo en contra de esta decisión argumentando que se atentaba contra la protección  a la familia y permite que el cónyuge incumpla con obligaciones como la pensión alimenticia.

 

El Tribunal Colegiado concedió el amparo, no para mantener el vínculo matrimonial, sino para que el juez de primera instancia estableciera la pensión alimenticia. La mujer inconforme con la decisión promovió el recurso de revisión del amparo, llegando el asunto  a la Primera Sala de la Corte.

 

 

Más información en El Universal

 

www.miabogadoenlinea.net

 

Pin It