La semana pasada semana inició un nuevo ciclo escolar y la Secretaría de Educación Pública  ha decidido implementar un nuevo sistema de evaluación que aplicará a partir de este ciclo escolar 2012-2013.

 

El sistema está previsto en el Acuerdo número 648 por el que se establecen normas generales para la evaluación, acreditación, promoción y certificación en la educación básica, debe aplicarse en todas las escuelas de nivel de Preescolar, Primaria y Secundaria, ya sean públicos o privados.

 

Con este nuevo esquema ya no se entregará una boleta de calificaciones o de evaluación sino que a partir de ahora se entregará lo que se denomina “Cartilla de Educación Básica”.

 

Este nuevo sistema de evaluación tiene como objetivo, según la Secretaría, garantizar el aprendizaje y un acompañamiento del alumno por parte de los padres y los maestros, por eso la cartilla incluye, además del apartado de calificaciones, un apartado de observaciones por parte del docente para lograr que el alumno logre un mejor desempeño y aprovechamiento en la siguiente evaluación.

 

En cuanto a la forma de calificar. el Acuerdo 648 establece un sistema de evaluación para la educación  preescolar, que identificará el nivel de desempeño con letras, sin que tengan una referencia numérica: A para destacado; B para satisfactorio; C para suficiente; y, D para insuficiente, y se indicará el nivel de apoyo y atención recomendado para cada alumno según su desempeño.

 

A los niños de preescolar se les aplicará en el ciclo escolar tres evaluaciones a efectuarse en los meses de noviembre, marzo y julio. El grado educativo se acreditará por el solo hecho de haberlo cursado.

 

Para el caso de Primaria y Secundaria aplicarán la escala de niveles de desempeño prevista para preescolar por letra, pero en este caso si tendrá una equivalencia numérica: A, diez; B, 8 o 9; C, 6 o 7 y D, 5. Tanto en el nivel B como en el C se deberá definir cuál equivalencia numérica es la aplicable en el período que se evalúa, y las calificaciones también deberán ser acompañadas por observaciones sobre el nivel de apoyo y atención recomendado para cada alumno. En estos niveles las observaciones tienen como fin adicional disminuir los riesgos de que un alumno no sea promovido al siguiente grado o nivel educativo.

 

En el caso de Primaria y Secundaria se seguirán aplicando las cinco evaluaciones durante el ciclo escolar en los meses de octubre, diciembre, febrero, abril y junio.

 

Las observaciones sobre el apoyo para el alumno deberán registrarse en preescolar a partir de la evaluación del mes de Noviembre y a partir del segundo periodo en Primaria y Secundaria.

 

Para acreditar y pasar al siguiente grado, el Acuerdo establece que en el caso de los alumnos de primero a tercero de primaria, por el sólo hecho de haberlo cursado los niños pasarán al siguiente grado, pero “podrá permanecer por otro ciclo escolar en el mismo grado, siempre y cuando se cuente con autorización expresa de los padres de familia o tutores. Esta medida podrá adoptarse una sola vez a lo largo del período”.

 

Es decir, si se considera necesario, por una sola vez el niño podrá permanecer en el mismo grado, pero esta decisión sólo podrá aplicarse en un ciclo escolar.

 

En el caso del cuarto y quinto grado de primaria, para subir de grado los niños deberán acreditar todas sus materias con un mínimo de 6.0 o tener un máximo de dos asignaturas no acreditadas. En estos últimos casos se otorgará una “promoción con condiciones” asumiendo compromisos para mejorar el aprendizaje y aprovechamiento del estudiante.

 

Para pasar a secundaria el niño deberá aprobar todas sus materias de sexto grado con mínimo de 6.0 o pasar un examen de evaluación general de conocimientos.

 

En secundaria el alumno regular podrá acreditar su primero, segundo o tercer año cuando tenga un promedio final mínimo de 6.0 en cada asignatura del grado.

 

Cuando un alumno al final del ciclo escolar esté en riesgo de no acreditar de una a cuatro materias podrá, durante el quinto y último periodo de evaluación, presentar un examen de recuperación por asignatura que incluya todo lo visto en el ciclo escolar. El promedio final de asignatura será la calificación obtenida en dicho examen.

 

Asimismo, concluido el ciclo escolar el alumno podrá presentar exámenes extraordinarios para regularizar su situación académica.

 

El alumno de primero y segundo de secundaria, que a pesar a haber presentado sus exámenes extraordinarios conserve al concluir los primeros quince días hábiles del inicio del siguiente ciclo escolar un máximo de tres asignaturas no acreditadas, podrá cursar el siguiente grado.

 

Asimismo, los alumnos tendrán la oportunidad de pasar al siguiente grado si aprueban una evaluación general de conocimientos del grado en el que aún tienen materias no acreditadas. En el caso de los alumnos de tercer grado deberán tener aprobadas todas sus materias de primero y segundo para poder presentar este examen.

 

Los alumnos que tengan más de cinco materias reprobadas al concluir el ciclo escolar o que a los quince días de iniciado el ciclo escolar presenten más de tres materias del grado anterior, tendrán que repetir el curso.

 

En el caso de los alumnos de tercero, deberán repetirlo si no aprobaron todas sus materias de secundaria con un mínimo de seis o no pasaron la evaluación general.

 

Finalmente, se tiene la opción de acreditar la educación secundaria presentando un examen general ante una instancia evaluadora externa, cuantas veces sea necesario hasta que se apruebe.

 

El que en el nivel Primaria prácticamente no existan los reprobados y que en secundaria se den tantas oportunidades para pasar, ha sido altamente criticado e inclusive el tema ha sido discutido en la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, calificando la medida de regresiva.

 

Para la Secretaría de Educación la medida ayudará a evitar la deserción escolar y la exclusión de los menores, evitando que el alumno reciba un “castigo” por no saber, sino que se busque la forma de apoyarlos para que pasen al siguiente grado o nivel.

 

Otros consideran que si los niños no tienen la madurez suficiente para pasar al grado siguiente o no le es posible captar los conocimientos del grado en que está, no es conveniente que continúen al siguiente grado o nivel puesto que arrastrará deficiencias que lo pondrán en desventaja afectando su rendimiento.

 

Las observaciones que incluirá la cartilla permitirá apoyar a los alumnos, pero el que los niños mejoren su aprovechamiento dependerá no tanto de la normativa sino de la disposición de los docentes o de los mismos padres.

 

 

www.miabogadoenlinea.net