Los Juegos Olímpicos están en pleno apogeo y las televisoras nacionales están realizando las transmisiones tradicionales, pero en el Internet los juegos también se están transmitiendo por otros proveedores, entre los cuales se incluye unotv.com.

 

Al igual que sucedió el año pasado cuando unotv.com transmitió los Juegos Panamericanos, nuevamente se han levantado la voces en contra de las transmisiones de esta empresa subsidiaria de Teléfonos de México, encabezado ahora por el Instituto del Derecho de las Telecomunicaciones, A.C. (IDET)

 

Según el IDET la transmisión de señales de video por ADSL (Asymmetric Digital Subscriber Line) o banda ancha (por medio de internet en computadoras) y la telefonía móvil son señales de televisión como la abierta (analógica), la restringida (cable, satélite, microondas) y la digital terrestre.

 

La tecnología ADSL permite incluir no solo internet de alta velocidad, sino también otra clase de servicios: video en demanda, tv de paga, videoconferencias y juegos.

 

El título de concesión de Telmex, a partir de la cual se promovió su privatización, establece en su condición 1.9 que: “La distribución de señales de televisión consiste en un servicio de telecomunicación que se realiza en un sentido a varios puntos de recepción simultáneamente. Telmex, previa autorización de la Secretaría, podrá distribuir señales de televisión a través de su red a empresas autorizadas para prestar servicios de televisión al público, en los términos de las leyes aplicables. Telmex no podrá explotar, directa o indirectamente ninguna concesión de servicios de televisión al público en el país.”

 

Los sitios www.unotv.com y www.londres.unotv.com son sitios que fueron registrados por Claro S/A, una subsidiaria de América Móvil ubicada en Brasil, y son operados por Publicidad y Contenido Editorial, S.A. de C.V., empresa vinculada con Teléfonos de México, por lo que para el IDET, Telmex está violando su título de concesión “al ofrecer servicios de video, … a través del servicio denominado unotv.com”.

 

En esta revista electrónica hemos manifestado que no coincidimos con esta interpretación, ya que el servicio de unotv.com  no coincide con la definición de la Ley Federal de Radio y Televisión.

 

La investigadora en telecomunicaciones y tecnologías de la información, Clara Luz Álvarez coincide con nuestra posición, y en la  publicación digital del PROYECTO INTERNET del Tecnológico de Monterrey, Campus Estado de México publicada en RAZÓN Y PALABRA, así lo expone.

 

Álvarez señala que Telmex no viola su concesión porque unotv.com no encuadra dentro de las definiciones legales de televisión abierta, ni de televisión restringida.

 

La televisión abierta, dice la Ley Federal de Radio y Televisión  “se presta mediante la propagación de ondas electromagnéticas de señales de audio o de audio y video asociado, haciendo uso, aprovechamiento o explotación de las bandas de frecuencias del espectro radioeléctrico atribuido por el Estado precisamente a tal servicio; con el que la población puede recibir de manera directa y gratuita las señales de su emisor utilizando los dispositivos idóneos para ello”.

 

En el caso de unotv.com, dice la investigadora,  no utiliza frecuencias y si las ocupa en alguna parte de la trayectoria dentro de Internet, es claro que no se trata de frecuencias de radiodifusión. Por lo cual unotv.com no es televisión abierta conforme a dicha ley.

 

El Reglamento del Servicio de Televisión y Audio Restringidos define al servicio de televisión restringida como aquel que “mediante contrato y el pago periódico de una cantidad preestablecida y revisable, el concesionario o permisionario distribuye de manera continua programación de audio y video asociado”. unotv.com es gratuito, por lo que tampoco encuadra dentro de lo que es televisión restringida, concluye Clara Álvarez.

 

Clara Álvarez dice que si se parte de que unotv.com viola la concesión de Telmex por transmitir video, entonces servicios como YouTube, Netflix u otros de video streaming requerirían de una concesión para realizar sus transmisiones.

 

Finalmente, concluye que no es posible que las transmisiones por Internet estuvieran reguladas dentro de la concesión que se concedió a Telmex por el simple hecho de que no era un servicio prestado en México y aún no era un servicio público disponible en el mundo.

 

Por su parte, el comisionado de la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) José Luis Peralta, reconoce que las legislaciones que regulan las señales de televisión abierta y restringida, no contemplan las transmisiones que se hacen vía Internet, dado que las plataformas son distintas, pero desde su punto de vista “(unotv.com) sí es televisión (porque) cumple en ocasiones con transmisiones en vivo, eso sí para mi cae dentro del ámbito de la televisión… yo siempre he sostenido que el servicio tiene qué ser independiente de la tecnología”.

 

Si aceptáramos la definición del comisionado, que se separa de lo previsto en las disposiciones legales, entonces las transmisiones de los Juegos Olímpicos que realiza Terra Networks México, S.A. de C.V., a través de su sitio terra.com.mx, por ser una emisora oficial de las olimpiadas, entonces también requerirían de una concesión para realizarse. Por cierto, unotv.com no transmite directamente, sino que redirige a un sitio de terra.com.mx.

 

Como dice Clara Luz Álvarez, el argumento de que lo prohibido no es la transmisión de contenido vía Internet por cualquier persona, sino sólo por Telmex, carece de sustento jurídico.

 

Lo más probable es que el asunto termine en las manos de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

 

 

Más información en razónypalabra.org.mx

 

www.miabogadoenlinea.net