En los próximos días el Congreso del Estado de México discutirá una iniciativa de reformas al Código Penal del estado, para establecer una sanción de dos a cinco años de prisión y de 60 a 100 días de salario mínimo general vigente como multa multa al que amenace o intimide a una persona haciendo uso de armas falsas, de juguete, utilería o réplicas; aún cuando no sean aptas para causar un daño físico, pero produzca temor efectivo e inminente en la víctima.

 

La iniciativa aclara que estas penas sólo se aplicarán cuando no se cause daño, o los hechos no constituyan tentativa de homicidio; de lo contrario se impondrán las penas del delito consumado o en grado de tentativa.

 

El uso de este tipo de armas es considerado una modalidad de violencia moral, en la que el sujeto se convierte en víctima a partir de que es intimidado o amedrentado al desconocer de la autenticidad del arma y por el instinto de conservación con el que cuenta todo ser humano, hay presunción de que su integridad física está en peligro.

 

En el proyecto de decreto se adicionan una fracción III y un tercer párrafo al artículo 253 y se reforma el segundo párrafo de la fracción I del artículo 290 del Código Penal del Estado de México, agravando la penalidad en el delito de robo para alcanzar de tres a diez años de prisión y una multa proporcional de uno a tres veces el valor de lo robado.

 

Los diputados locales advirtieron que un juguete deja de serlo cuando es utilizado para cometer alguna actividad ilícita y ajustaron el artículo 190 para precisar que la violencia física consiste en la utilización de la fuerza material por el sujeto activo, sobre el sujeto pasivo; mientras la violencia moral consiste en la utilización de amagos, amenazas o cualquier tipo de intimidación que el sujeto activo realice sobre el pasivo y se añade que también se comete usando armas de juguete, réplicas o de utilería.

 

 

Más información en el Sol de Toluca

 

www.miabogadoenlinea.net