En el marco del Día Mundial contra el Trabajo Infantil, la Organización Mundial del Trabajo, OIT, informó que en México laboran cerca de 3 millones de niños y niñas, de los cuales el 70% viven en áreas rurales, 40% no asiste a la escuela y 60% combina escuela y trabajo.

 

La Red de los Derechos de la Infancia en México señala que esos 3 millones de niñas, niños y adolescentes son una de las expresiones de la pobreza y la necesidad de trabajar para sobrevivir junto a sus familias.

 

Según una encuesta de la OIT en nuestro país hay una ”indiferencia social” hacia el trabajo de los niños,  incluso el 77 por ciento de las personas entrevistadas considera que es mejor que los niños trabajen a que sean delincuentes, sin considerar que es una grave violación a los derechos humanos y no un mecanismo de prevención del delito, señaló Thomas Wissing, director de la Oficina de Países de la OIT para México y Cuba, en conferencia de prensa por el Día Mundial contra el Trabajo infantil.

 

Por su parte académicos de la Facultad de Economía de la UNAM destacaron que en los últimos 12 años México registra un incremento del 12 por ciento de menores que trabajan para aportar al sustento familiar, señalando que el fenómeno se explica por el incremento de los niveles de pobreza y de los precios que integran la canasta básica, la disminución de los salarios y malas condiciones laborales.

 

Pero existe quienes ven el fenómeno del trabajo infantil de forma distinta. En America Latina hay agrupaciones de niños que trabajan y que al igual que otros colectivos, luchan porque se respete su derecho al trabajo, que se mejore la calidad del empleo infantil y se erradique la explotación.

 

En Bolivia existe una agrupación de niños trabajadores llamada Unión de Niños, Niñas y Adolescentes Trabajadores de Bolivia misma que ha sido apoyada por el presidente Evo Morales al señalar que “Mantienen a su familia, con un trabajo sano, honesto, por eso no comparto el prohibir el trabajo del niño, una cosa es el trabajo y otra la explotación ".

 

Otra agrupación es el Movimiento de Adolescentes y Niños Trabajadores Hijos de Obreros Cristianos del Perú, fundado en 1976, quienes afirman que “el trabajo en sí no es negativo, ni dañino a nuestra condición de niños, niñas y adolescentes sino depende de las condiciones en que se trabaje".

Los niños del Movimiento están de acuerdo en que vender cigarrillos en la calle cuando ya es muy tarde no es algo que deberían hacer los niños y tampoco deberían trabajar en las minas de oro en condiciones que muchas veces son inhumanas incluso para los adultos.

 

Pero hablan de una clara distinción entre lo que consideran que es trabajo digno "a tiempo parcial y sin afectar a la educación de los niños" y lo que son los abusos.

 

"La explotación sexual, el tráfico de niños, los niños soldados… todo esto no son trabajos. Son delitos que tienen que ser sancionados severamente" dicen.

 

En su página de Internet www.manthocperu.org afirman que se han organizado “para responder a los problemas de discriminación y marginación de los NATs (niños y adolescentes trabajadores), subvaloración de nuestras capacidades y esfuerzos por enfrentar la situación de pobreza con nuestro trabajo para ayudar a nuestra familia e ir a la escuela. Estudiamos medio día, el otro medio día trabajamos y nos recreamos".

 

"Luchamos contra la situación de explotación y condiciones de riesgo en que suelen desarrollarse el trabajo de muchos niños, niñas y adolescentes en el país y en el mundo. Valoramos el trabajo de los niños, niñas y adolescentes que se ejerce en condiciones adecuadas, que contribuya al aprendizaje, socialización y desarrollo personal".

 

"El Estado y la sociedad no dan prioridad a los problemas de los NATs en cuanto al acceso a la salud, educación de calidad y alimentación. El MANTHOC, desde una visión integral de la problemática quiere contribuir a que se implementen políticas sociales que beneficien a los NATs y a toda la infancia”.

 

Erika Alfageme de Save the Children en Perú, señala que “No es casual que la mayoría de los movimientos de niños trabajadores surgiera en la región andina. Allí es común que los niños ayuden a mantener a su familia, son considerados parte activa de la sociedad y de la economía familiar y desde pequeños cumplen un rol en la comunidad".

 

Dos visiones distintas de una misma problemática, y al menos en nuestro país, un tema que no se volverá a discutir el tema hasta que se conmemore otra vez el Día Mundial Contra el Trabajo Infantil.

 

 

www.miabogadoenlinea.net