El Senado de la República está teniendo problemas en definir el concepto de “Neutralidad de la red” en México. Primero se proponía que los proveedores de servicios de Internet permitan el libre acceso a la red y se abstengan de bloquear, discriminar, entorpecer o restringir el derecho de los usuarios a consultar, transmitir, recibir, contratar u ofrecer cualquier contenido, servicio o aplicación lícitos.

 

Pero en marzo se presentó una segunda iniciativa con una posición contraria en la que se autoriza  a los Proveedores de Servicios de Internet (ISP por sus siglas en ingles) a definir restricciones al flujo de información en la red, permitiendo que los proveedores de servicio en Internet establezcan diversas calidades del servicio o ancho de banda y contenidos.

 

La primera iniciativa sobre el tema fue presentada el 10 de noviembre de 2010 por el Senador Francisco Javier Castellón Fonseca, y propone adicionar una fracción XVI al artículo 44 de la Ley Federal de Telecomunicaciones para garantizar que los proveedores de servicios de Internet permitan el libre acceso a la red y se abstengan de bloquear, discriminar, entorpecer o restringir el derecho de los usuarios a consultar, transmitir, recibir, contratar u ofrecer cualquier contenido, servicio o aplicación lícitos.

 

Pero el pasado 15 de marzo los Senadores Francisco Javier Castellón Fonseca, Fernando Castro Trenti y Juan Bueno Torio presentaron una segunda iniciativa que al reformar la fracción VI del mismo artículo, se permitiría que los ISP establecieran restricciones al tráfico”…por causa de contenido, del tipo de protocolo, por la aplicación utilizada, por el ancho de banda”, así como la administración del tráfico censurando, impidiendo, desviando, priorizando o retrasando la velocidad “en función del origen o destino de la comunicación”, dejándoles en la “…libertad de ofrecer diversas calidades del servicio, de ancho de banda y de contenidos o de cualquier otro valor agregado.”

 

Las posiciones son opuestas y la última iniciativa permitiría que los ISP ofrecieran distintos niveles de acceso a la red, dependiendo de la tarifa que el usuario pague. Igual que sucede con los proveedores de televisión de paga.

 

Habría que cuestionarse si esta iniciativa no se contrapone con la definición que recientemente hizo la Suprema Corte de Justicia que considera el acceso a Internet como un servicio básico, por lo que su acceso no podría restringirse.

 

Diversos expertos han expuesto a los senadores los modelos que se han adoptado en el mundo y el que podría adoptar México, pero la posición contenida en esta iniciativa se acerca más a las propuestas hechas por los ISP como Telmex o Telefónica.

 

Finalmente, una vez más la presión en las redes sociales, al menos respecto de estos temas, dio resultado y al menos el Senador Juan Bueno Torio, declaró en su cuenta de Twitter que “La iniciativa se va a quedar sin procesar en virtud de la inconformidad que ha despertado” y que el día de hoy retirara su apoyo a la misma.

 

www.miabogadoenlinea.net