El día de ayer la Cámara de Diputados  probó la reforma a la Ley del Impuesto Sobre la Renta para exentar del pago del mismo a las pensiones. La propuesta original de los Diputados era eximir de este impuesto a las pensiones que no excedieran 25 salarios mínimos, pero los senadores rechazaron esa propuesta porque “redundaría en un aumento en el costo fiscal anual adicional por tres mil 600 millones de pesos”.

 

Con la reforma a la fracción III del artículo 109 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta, aprobada el día de ayer, no pagarán el Impuesto sobre la Renta las jubilaciones, pensiones, haberes de retiro, así como las pensiones vitalicias u otras formas de retiro, provenientes de la subcuenta del seguro de retiro o de la subcuenta de retiro, cesantía en edad avanzada y vejez, previstas en la Ley del Seguro Social y las provenientes de la cuenta individual del sistema de ahorro para el retiro prevista en la Ley del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado, en los casos de invalidez, incapacidad, cesantía, vejez, retiro y muerte, cuyo monto diario no exceda de quince veces el salario mínimo general del área geográfica del contribuyente.

 

Sólo los pensionados con ingresos superiores a quince veces el salario mínimo general del área geográfica estarán sujetos al pago del Impuesto sobre la Renta, por el excedente de esa cantidad.

 

La disposición data del año 1979 y establecía que se cobraría el impuesto a las pensiones cuyo monto excede de nueve veces el salario mínimo general del área geográfica de donde vive el pensionado, y el Instituto Mexicano del Seguro Social no había aplicado esta disposición, hasta febrero de 2010, fecha en la que empezó a retener el impuesto.

 

Sólo falta que la reforma sea publicada en el Diario Oficial de la Federación para que se convierta en ley vigente.

 

 

www.miabogadoenlinea.net