La Corte Internacional de Justicia acaba de determinar que Estados Unidos incumplió la orden de no ejecutar mexicanos mientras se revisaba el caso de los 51 mexicanos condenados a la pena de muerte.

México solicitó la revisión de estos casos porque a los acusados no se les permitió la asistencia consular que es un derecho que se establece en la Convención de Viena. Esta revisión la solicitó ante el mismo tribunal de La Haya en el 2004 y el tribunal resolvió la detención de las ejecuciones y la revisión de los casos. Pero solo tres semanas después de la emisión de esta orden, se efectuó la condena de José Medellín en el estado de Texas lo que dio pie a que México solicitará a la Corte Internacional de Justicia la revisión de su primer dictamen.

El estado de Texas alega que no existe ningún poder vinculante con las decisiones de la ONU ni de la Corte Internacional de Justicia y de ahí que no violó ninguna disposición legal. Resulta que de acuerdo con el derecho interno, los acuerdos internacionales firmados por ese país solo son vinculantes con el poder ejecutivo federal, por lo que las autoridades judiciales de Texas no están obligadas ni con la ONU ni con México a la revisión de casos ni a la detención de las ejecuciones.

Fuente BBC News

www.miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net