Desde el pasado 30 de mayo de 2011 en el Estado de Hidalgo ya no existe el divorcio necesario, y se establece un divorcio unilateral o incausado, es decir, lo cónyuges que pretendan separarse ya no están obligados a presentar una causa de divorcio ante la autoridad judicial, como abandono de hogar, violencia intrafamiliar, etcétera.

 

La controversia en estos casos se dará en cuanto al contenido del convenio de divorcio, en el que las partes acordarán el cuidado de los menores, la pensión alimenticia, el destino de los bienes del matrimonio, etc.

 

Independientemente de que exista o no un acuerdo en la pareja sobre las condiciones del divorcio, el vínculo matrimonial será disuelto, quedando a salvo los derechos de las partes para promover en proceso distinto, las consecuencias inherentes como lo son: las acciones relativas a la custodia, la patria potestad, los alimentos, el destino del patrimonio de la pareja, entre otras.

 

También la figura del divorcio voluntario fue sustituida por el divorcio bilateral, en el que ambos cónyuges acuerdan las condiciones en las que se divorciarán y ratifican el convenio ante el juez, disolviéndose el vínculo matrimonial.

 

Con la adaptación de esta figura no se obliga  a una persona a permanecer en una relación que ya no resulta sana o armónica o ventilar la intimidad de su relación ante terceros.

 

Hidalgo y el Distrito Federal son hasta ahora los únicos estados en los que se puede tramitar el divorcio sin causa expresa.

 

 

www.miabogadoenlinea.net