Por segunda vez, la Primera Sala ha resuelto una controversia sobre cajas de seguridad en contra de las instituciones financieras, al negar el amparo promovido por Banco Santander (México), S.A., Institución de Banca Múltiple, Grupo Financiero Santander, que intentaba revocar una sentencia que le obligaba a restituir a un cliente las joyas que estaban en dos cajas de seguridad robadas durante un fin de semana en marzo de 2003, o en su defecto, pagar el valor comercial de los bienes, lo anterior en virtud del incumplimiento por su deficiente manejo y guarda.

 

Los ministros resolvieron que los bancos están obligados a restituir a los clientes los objetos que hayan sido robados de una caja de seguridad, siempre y cuando se compruebe su existencia, no siendo razonable exigir pruebas directas del depósito de los objetos y de su sustracción.

 

Para ello, la Primera Sala sostuvo que es plenamente válido acudir a la prueba presuntiva, obtenida a partir de indicios, la cual puede alcanzar valor probatorio pleno si se reúnen varios elementos que apunten en el mismo sentido y que enlazados, produzcan la convicción fuerte del juzgador sobre la veracidad del hecho averiguado, siempre y cuando no existan indicios en contrario que sean aptos para desvirtuar o disminuir considerablemente los primeros, para lo cual la operación lógica constituye un aspecto medular.

 

Bajo este criterio los ministros se avocaron a revisar los elementos de prueba presentados por el actor como son fotografías, avalúos que las describen en forma precisa, recibos, testimoniales tanto de miembros de la familia, como de terceros, como son los joyeros, así como diversos indicios, todos en el mismo sentido, que conducen a demostrar el uso de las cajas de seguridad por parte de los actores para la guarda y custodia de las joyas reclamadas.

 

Así, concluyeron que la prueba circunstancial a partir de los indicios aportados al juicio fue suficiente para tener por acreditado el depósito de las joyas en las cajas de seguridad y su sustracción mediante robo, por lo cual se confirmó la condena al banco para la devolución de las joyas o el pago de su valor a los actores, excepto en lo que se refiere a aquellas cuya existencia no fue probada.

 

Esta es la segunda controversia que sobre cajas de seguridad resuelve la Corte. La Primera fue un caso en contra de Banamex.  

 

En Guadalajara, Jalisco, también se presentaron 5 robos a cajas de seguridad, siendo el más reciente el robo de 35 cajas de seguridad en una sucursal de HSBC, sin embargo, estos asuntos no han llegado aún a la Corte.

 

 

www.miabogadoenlinea.net