El pasado viernes se leía en el diario Milenio una declaración del Coordinador Nacional del Programa de Desarrollo Humano Oportunidades, de la Secretaría de Desarrollo Social, Salvador Escobedo Zoletto, que señalaba que 20 mil tarahumaras estaban fuera del programa Oportunidades “porque no cumplen con sus compromisos de corresponsabilidad marcados por las reglas de operación”.

 

Escobedo Zoletto señaló que no se van a modificar ni flexibilizar las reglas de operación de Oportunidades para los tarahumaras, porque resulta legalmente muy complicado y causará un conflicto. “Beneficiar a algunos significaría promover que otros no quieran cumplir” dice.

 

El funcionario señaló que esta población tarahumara es fluctuante, cambia constantemente de hogar, "algunos viven en cuevas, suben y bajan, entran y salen del programa dado que las condiciones de lejanía en las que viven hacen que no cumplan sus corresponsabilidades, o bien que no bajen a recibir sus apoyos, y cuando pasan tres bimestres sin que lo recojan, los tenemos que dar de baja, probablemente en los próximos meses los volvamos a incorporar y se nos vuelvan a ir”.

 

El problema de los raramurí para cumplir con sus obligaciones de corresponsabilidad que destaca el funcionario es que “el hospital más cercano les queda a 12 horas caminando y no se puede construir un hospital para tres familias. También deben trasladarse otras 12 horas para bajar e ir a recoger sus apoyos. Para nosotros ir para allá significaría 36 horas de camino en la subida.”

 

“Tampoco tienen escuelas cercanas. Todo esto es muy complejo pero no se pueden cambar las reglas. Hay una gran dispersión, de los 17 municipios donde se concentran, existen casi 11 mil localidades, prácticamente todo el sur y oeste de Chihuahua”, dijo el funcionario de la Secretaría de Desarrollo Social.

 

Así, estas personas fueron excluidas de los apoyos alimenticios y energéticos, de las becas escolares, e incluso de atención sanitaria por habitar en zonas alejadas.

 

Las reglas a que se refiere el funcionario son las “Reglas de Operación del Programa de Desarrollo Humano Oportunidades” y las corresponsabilidades que establece para recibir los apoyos son:

 

Inscribir a los menores de 18 años a la primaria o secundaria y apoyarlos para que asistan en forma regular a clases; inscribir a los jóvenes de hasta 21 años en los planteles de educación media superior; registrarse oportunamente en la unidad de salud que les sea asignada al momento de incorporarse; asistir a sus citas programadas en los servicios de salud, incluyendo los adultos mayores y participar mensualmente en las acciones de comunicación educativa para el autocuidado de la salud, se excluye de esta obligación a aquellos que padezcan algún tipo de discapacidad psicomotriz, auditiva o visual severa.

 

En las Reglas está previsto que los apoyos se suspendan por no cumplir ya sea con su asistencia a las citas médicas programadas o a la capacitación para el autocuidado de la salud o no estar inscrito en la escuela o no asistir a la misma.

 

De la lectura de las Reglas de Operación se desprende que las mismas están hechas para una realidad diferente, para un medio urbano, no para una medio rural. Por ejemplo, otras causas para suspender los apoyos por tiempo indefinido es que no hayan acudido en dos ocasiones consecutivas a recibirlos; reciban los apoyos por depósito bancario y no realice ningún movimiento en su cuenta durante dos o mas bimestres consecutivos, o no firme su contrato de cuenta de ahorro;  no recoja su tarjeta bancaria para recibir los apoyos monetarios o la familia beneficiaria no cumpla con su corresponsabilidad en salud en cuatro meses consecutivos o seis meses discontinuos en el curso de los últimos doce meses.

 

Si existe una gran dispersión de las comunidades, si viven en zonas aisladas en las que no se puede accesar más que en burro o para recorrer sólo 40 kilometros en troca se requieren tres horas, o si se tienen que  caminar 12 horas al centro de salud más cercano y no tienen escuelas próximas a su comunidad, difícilmente pueden cumplir con estas exigencias.

 

Todo mexicano conforme a los artículos 1 y 4 de la Constitución tiene el derecho humano a la salud y la alimentación, y limitar estos derechos a consecuencia de la marginación, implica una irresponsabilidad de las autoridades de los tres niveles de gobierno.

 

 

 

www.miabogadoenlinea.net