La Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación determinó ejercer su facultad de atracción para conocer de un amparo promovido por una ciudadana en el cual impugnó la negativa del juez para disolver su vínculo matrimonial.

 

El presente asunto tiene base en un juicio en el que se solicitó el divorcio con fundamento en lo dispuesto por el artículo 4.90 del Código Civil del Estado de México, que prevé como causa de divorcio necesario la separación de los cónyuges por más de un año, independientemente del motivo que haya originado la separación.

 

El juez familiar declaró improcedente la acción y en apelación se confirmó dicha determinación. Inconforme, la quejosa promovió amparo. El tribunal que conoció del mismo solicitó a este Alto Tribunal ejerciera su facultad de atracción.

 

La Primera Sala estimó ejercer la facultad de atracción del amparo directo porque el asunto cumple con los requisitos de interés y transcendencia, y  se estará en la posibilidad de analizar si esta decisión judicial  viola el derecho fundamental a la dignidad humana, establecido en el artículo 1° constitucional, ya que se obliga a la quejosa a continuar unida en matrimonio a otra persona con la cual, aduce, ya no la une ningún vínculo afectivo.

 

 

www.miabogadoenlinea.net