La Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación atrajo un juicio de amparo, para determinar si un tercero puede solicitar la revisión  de la paternidad de un menor, previamente reconocido en un matrimonio.

En el caso, la abuela demandó el desconocimiento de la paternidad del padre de una menor, y  que por ende se le registre con los apellidos de la madre exclusivamente, la cual ya falleció.

El juez de lo familiar admitió la demanda de la abuela al considerar que está legitimada para demandar la acción de impugnación de paternidad, por lo que el padre apeló la decisión contra la cual la abuela promovió un amparo directo.

La abuela promovió un amparo directo contra esa resolución y el Tribunal Colegiado solicitó a la Corte que ejerciera su facultad de atracción, para decidir si los terceros ajenos a un matrimonio pueden reclamar la paternidad, bajo la premisa del interés superior del niño

Este es el segundo caso que es atraído por la Corte bajo el argumento de que se estará en posibilidad de resolver si la acción de impugnación de paternidad promovida por un tercero, atenta contra el interés superior del menor cuando éste ya haya sido reconocido como hijo dentro de un matrimonio y, por tanto, exista ya un vínculo de pertenencia a una familia. Además la decisión “trascenderá en los valores sociales reconocidos por el Estado mexicano, puesto que repercutirá en su integración familiar y en los derechos y obligaciones que de la decisión final resulten.”

 

www.miabogadoenlinea.net