Al resolver una contradicción de tesis entre dos tribunales colegiados de Circuito, la Segunda Sala de la Suprema Corte estableció que una huelga se considera justificada cuando la causa que la origina es imputable al patrón, siendo causa legal para suspender tanto las relaciones de trabajo como los conflictos de naturaleza económica pendientes ante la Junta de Conciliación y Arbitraje, con excepción de aquellos que sometan a la decisión de la Junta.

 

En estos casos, indicaron los ministros, no se requiere la previa declaración de existencia de la huelga y los trabajadores cuentan con apoyo de las autoridades laborales y civiles para hacer respetar el derecho de huelga y suspender el trabajo.

 

Asimismo, los magistrados señalaron que una huelga es legalmente inexistente si la suspensión del trabajo se realiza por un número de trabajadores que no sea la mayoría o bien que no tenga por objeto alguno de los que la legislación considera lícitos, estableciendo la indicada la Ley Federal del Trabajo algunos casos de excepción en los que los trabajadores huelguistas deberán continuar prestando sus servicios.

 

Finalmente, cuando una huelga se declara inexistente, los trabajadores deben regresar a su trabajo dentro del término de “24 horas” ‘naturales’ para no fomentar suspensiones indebidas de labores y para que los trabajadores no vean mermados sus ingresos y actividades laborales durante el tiempo que dure la paralización del trabajo.

 

Lo anterior implica que el trabajador se presente a sus labores en el primer momento hábil que conforme a sus labores le corresponda, una vez concluido este plazo.

 

 

www.miabogadoenlinea.net