El embajador austriaco presentó a la Cámara de Senadores una carta en la que manifiesta la preocupación de ese país por las modificaciones que se pretende hacer  a la Ley General de Salud en relación con las bebidas adicionadas con cafeína, ya que ese país es el principal productor y exportador de dichos productos.

 

El pasado 15 de diciembre de 2010 la Cámara de Diputados aprobó el proyecto de decreto que reforma y adiciona diversas disposiciones de la Ley General de Salud, en materia de bebidas adicionadas con cafeína, mismo que actualmente está siendo discutido por la Cámara de Senadores.

 

En específico, el proyecto define a las bebidas adicionadas con cafeína y establece que no podrán ser adicionadas con vitaminas ni minerales ni ser comercializadas en presentaciones mayores de 250 ml y en su etiqueta se deberán incluir, además de los requisitos que se establezcan en las Normas Oficiales Mexicanas o disposiciones aplicables, las siguientes leyendas: No consumir más de 500 ml al día; No se recomienda su consumo por niños menores de 12 años; No se recomienda su consumo por personas sensibles a la cafeína; No mezclar o consumir junto con bebidas alcohólicas; No se recomienda en pacientes con hipertensión arterial; y Puede generar arritmias cardíacas.

 

En su comunicado el Embajador señala que el prohibir que se adiciones vitaminas y minerales a estas bebidas carece de sustento científico, y que las cargas que se imponen sobre etiquetado parecen desproporcionadas, discriminatorias y arbitrarias, toda vez que el contenido de cafeína de estas bebidas es similar a la  de una taza de café.

 

Asimismo, consideran que la medida esta dirigida exactamente a las bebidas producidas en Austria, ya que la definición que se propone incluir en la ley corresponde a la fórmula de la bebida producida en Austria, por lo que no se afectaría a otras bebidas del mismo tipo al no entrar en la definición propuesta.

 

La definición propuesta es la siguiente: Bebidas adicionadas con cafeína.- Bebidas no alcohólicas que son elaboradas por la disolución en agua para consumo humano de ingredientes opcionales con un contenido de cafeína mayor de 20 mg y hasta 33 mg de cafeína por 100 ml de producto.

 

El Embajador de Austria señala que un estudio de la Autoridad Europea para la seguridad alimentaria concluyó que la cafeína presente en las bebidas energéticas no es motivo de preocupación.

 

El comunicado concluye con una velada advertencia, de que de aprobarse la reforma se estará violando el acuerdo comercial entre México y Europa.

 

Ahora el Senado deberá evaluar esta información.

 

Más información en Milenio

 

www.miabogadoenlinea.net