El presidente de México, Felipe Calderón, en sus últimos actos públicos ha atacado en su discurso al poder judicial tanto federal como de los estados, por liberar a algunos detenidos, llamando al Poder Judicial a revisar sus estructuras para evitar que en ellas se permita la "impunidad".

 

El Presidente dijo estar “cansado” de que los jueces liberen a personas detenidas por las autoridades federales, bajo el argumento de que el ministerio público no presenta las pruebas suficientes para inculparlas.

 

La realidad es que tanto existen deficiencias en el poder judicial, como en el poder ejecutivo local y federal.

 

Entre el 25 de agosto y el 10 de octubre de 2009, la Operación Conjunta Chihuahua presentó en diversas fechas a 36 personas a quienes les atribuyó pertenecer a los grupos La Línea o la Gente Nueva y haber cometido, en grupos o en lo individual, más de 500 homicidios.

 

Entre ellos se encontraba Juan Francisco Costa Barrón, quien supuestamente había “confesado” su participación en cinco homicidios y era investigado por el grado de tentativa en un sexto homicidio, derivados de las masacres de los bares Seven & Seven, Ámsterdam y Onix, así como del motel Las Palmas, en Ciudad Juárez, Chihuahua.

 

En tres juicios orales entablados en contra de esta persona el Agente del Ministerio Público solicitó al Tribunal Oral que encabezaría el juicio sobreseer la causa a favor de Juan Francisco Costa Barrón, al no encontrar suficientes elementos en su contra ante la falta de testigos.

 

En el expediente consta que varios de los arrestados refieren que fueron retenidos en lugares distintos a los reseñados en el parte militar, que fueron torturados y obligados a declarar ante la cámara de video con la que los agentes del ministerio público del estado tomaron sus confesiones.

 

“Todo lo que dijimos fue a base de torturas y conforme a lo que ellos nos iban diciendo que dijéramos”, manifestó otro más de los presuntos multihomicidas aprehendidos por los militares.

 

Mientras los casos no se armen adecuadamente para presentarse ante el poder judicial, difícilmente se tendrá éxito, aunque los acusados sean culpables de los delitos que se les imputan.

 

 

www.miabogadoenlinea.net