El 7 de junio de 2010 en la frontera entre Ciudad Juárez, Chihuahua y El Paso, Texas un oficial de la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos disparó al joven de 14 años Sergio Adrián Hernández Guereca en un incidente en el Río Bravo bajo el puente Paso del Norte, matándolo al instante.

 

En ese momento comentábamos que las implicaciones jurídicas del caso lo complicaban ya que aparentemente el homicidio se había cometido en territorio mexicano, mientras que algunos afirmaban que el agente estaba en territorio norteamericano.

 

Pues el juez de distrito con sede en El Paso, Texas, David Briones, desechó el pasado 11 de agosto la demanda presentada por la familia de Sergio Adrián Hernández Huereca, en contra del gobierno de Estados Unidos.

 

El argumento principal de la decisión, como nosotros señalamos, se basa en si la lesión del joven Hernández se presentó o no en territorio norteamericano.

 

La familia Hernández argumenta, a través de sus abogados, que la acción homicida, es decir, el disparo del arma, se generó en territorio norteamericano por lo que existe para ellos responsabilidad. El Gobierno de Estados Unidos señala que al encontrarse Hernández parado en territorio mexicano, el gobierno de Estados Unidos no puede ser sujeto de responsabilidad ya que la lesión y muerte se produjo en México.

 

El juez le dio la razón al gobierno americano desechando la demanda al considerar que no existe acción en contra del mismo, ya que el homicidio ocurrió en territorio mexicano, sin embargo, el caso puede seguir en contra del Agente Jesús Mesa.

 

“Apelaremos esta decisión, creemos que tenemos una gran oportunidad de revertirla”, sostuvo Robert Hilliard, el abogado de la familia. Por otra parte, los abogados del agente Mesa presentaron una moción para anular el caso, afirmando que "básicamente la Constitución no aplica" a los extranjeros. “Ellos están mal. Esta será una interesante pelea, pero no estamos retrocediendo”, concluyó Hilliard.

 

Según el documento en el que consta la decisión del juez, los jóvenes estaban jugando en el lecho de concreto del Río Bravo, y corrían y tocaban la cerca que divide México y Estados Unidos para luego regresar a territorio nacional. El agente Jesús Mesa retuvo  a uno de los jóvenes y Sergio Adrián se escondió atrás de una columna en territorio mexicano cuando el Agente Mesa disparó en dos ocasiones a Sergio Adrián con consecuencias fatales.

 

Más información en CNN