La diputada federal por el partido Nueva Alianza, María del Pilar Torre Canales, presentó una iniciativa de reformas al artículo 206 Bis del Código Penal Federal para fortalecer la regulación del lenocinio, sancionando a aquellos que de manera directa o indirecta obtienen un lucro de la prostitución en México y maltratan, cometen abusos y vejaciones en contra de las prostitutas.

 

La diputada señala que lo que se busca combatir es el contexto de violencia, abuso y explotación en el que se desarrolla la prostitución, que es el que se debe atacar e intentar erradicar.

 

Con las reformas, la Diputada Torre busca permitir la existencia de establecimientos en el que trabajen voluntariamente en la prostitución personas mayores de edad, siempre que el propietario tenga una licencia municipal, cumpla las condiciones que se le imponen y no obtenga un lucro directo de la prostitución, sino de los servicios relacionados con ella, tales como venta de bebidas y alimentos, cobro por la entrada al recinto o incluso el alquiler de un espacio privado y seguro donde el proveedor del servicio y su cliente puedan tener intimidad

 

Así, el local vigila que la prostitución se ejerza de manera segura, voluntaria, limpia y privada y reservarse el derecho de admisión de toda persona que considere que no conviene a sus intereses como, de igual manera, la persona que ejerce la prostitución puede elegir cuál es el establecimiento que le ofrece las mejores condiciones para ofrecer sus servicios. De esta manera se crea un mercado donde cada quien ejerce la labor que quiere de manera voluntaria y puede dejarlo cuando así lo desee.

 

Según la diputada Torre, la propuesta seguiría la tendencia de países como Holanda, Austria, Alemania y Grecia. Cabe destacar que en Ámsterdam, Holanda, está en marcha desde el 2007 un plan para cerrar la tercera parte de los prostíbulos ubicados en The Wallen, una de las zonas más tradicionales de la ciudad, porque se considera que estos locales, en donde las mujeres se exhiben en escaparates, son zonas de atracción para el delito y el lavado de dinero.

 

La iniciativa suena muy interesante, pero aunque se aprobara no tendría un efecto real, porque no todos los delitos que aparecen en el Código Penal Federal son de naturaleza federal.

 

Para que un delito se convierta en federal, deben afectar de alguna manera la estructura, funcionamiento o patrimonio de la Federación, involucrar a un servidor o servicio público federal, o estar previsto en las leyes federales o en los tratados internacionales.

 

Por ejemplo, aunque se difundió mucho la inclusión de la pederastia en el Código Penal Federal, el artículo sólo se aplica, si el caso reúne las características para considerarse federal, de no ser así, se aplica la legislación del fuero común, es decir, la de cada estado, que puede ser muy distinta a la federal, o variar de estado a estado.

 

Es por lo anterior que muchos abogados pugnan por la unificación de la legislación penal en México.

 

El 9 de marzo de 2007, el presidente Felipe Calderón envió al Congreso una iniciativa de reformas constitucionales para unificar la legislación penal, reformando el artículo 73, fracción XXI de la Constitución, para facultar al Congreso de la Unión a legislar en la materia, pero hasta el momento no existen avances en el tema.

 

Más información en Sistema de Información Legislativa

 

www.miabogadoenlinea.net