Al aprobar las Normas Reglamentarias sobre Imparcialidad en la Aplicación de Recursos Públicos,  el Instituto Federal Electoral (IFE) prohibió a funcionarios públicos asistir a mítines de candidatos en días hábiles, ocupar transporte oficial para apoyar la logística de los mismos, incluyendo el uso de automóviles, aeronaves y helicópteros, mientras que a los precandidatos y candidatos se les niega la posibilidad de asistir a eventos de los tres niveles de gobierno, entre otros puntos.

 

Así, una de las conductas no permitidas es el “Asistir en días hábiles a mítines, marchas, asambleas, reuniones o eventos que tengan como fin promover o influir, de cualquier forma, en el voto a favor o en contra de un partido político, coalición, aspirante, precandidato o candidato, o la abstención.”

 

Aemás serán objeto de sanción los precandidatos y candidatos que no se abstengan de asistir a los informes de labores, a partir del inicio de las precampañas para las elecciones presidenciales (tercera semana de diciembre de 2011) y hasta el día de la jornada electoral, inclusive.

El IFE explica, en los argumentos que dieron origen al Proyecto de Acuerdo a que se refiere el artículo 347, párrafo 1, inciso c) del Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales en relación con el artículo 134, párrafo séptimo de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que éste tiene su fundamento en casos recientes analizados por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TRIFE).

 

Ese Tribunal estableció al resolver dos recursos de apelación que los funcionarios públicos podían asistir a eventos proselitistas, siempre y cuando no se utilicen recursos públicos para ese propósito; asimismo, determinó que “la condición de funcionarios públicos, en sí misma, no es suficiente para estimar que la simple asistencia de estos en días inhábiles a eventos proselitistas, genera la inducción al voto del electorado”.

 

Por su parte, el Presidente del Consejo, Leonardo Valdés Zurita, señaló que estás medidas se establecen a fin de que los recursos públicos que tienen bajo su responsabilidad las autoridades y los servidores públicos de los tres niveles de gobierno, se utilicen  exclusivamente para los fines a que fueron destinados.

 

Durante la sesión extraordinaria, se desechó la propuesta del representante del Poder Legislativo ante el órgano electoral, el perredista Pablo Gómez, para que se incluyera la leyenda "horas hábiles" en lugar de "días hábiles".

 

Más información en El Universal

 

www.miabogadoenlinea.net