El Partido Verde Ecologista de Nuevo León pretende presentar una iniciativa a fin de reformar la Constitución del estado para que los candidatos a Gobernador y diputados locales cuenten con título profesional para acceder a ese cargo.

Lo legisladores consideran que la reforma elevaría la calidad del trabajo del Ejecutivo Estatal y de los legisladores, y ayudaría a mejorar la desgastada imagen de los políticos. También proponen que los integrantes de los ayuntamientos cuenten por lo menos con su educación básica concluida, la que según las últimas reformas, abarca hasta la preparatoria.

Según información del INEGI del Censo de Población y Vivienda 2010, en Nuevo León el grado promedio de escolaridad es entre tercero de secundaria y primero de preparatoria. Según esta misma fuente sólo el 51.7 % de la población tiene la educación secundaria terminada, y 20.3% la educación media superior.

De aprobarse esta iniciativa se estaría impidiendo el acceso a los puestos en los ayuntamientos  a entre el 48.3% y 79.7% de la población del Estado, y al cargo de gobernador o legislador sólo podría acceder el 22.4% de la población.

La propuesta podría ser considerada inconstitucional, ya que establece más requisitos que los previstos en el último párrafo de la fracción I del artículo 116 de nuestra carta magna, que establece que para ser gobernador de una entidad federativa se debe ser un ciudadano mexicano por nacimiento y nativo de la entidad federativa, o con residencia efectiva no menor de cinco años inmediatamente anteriores al día de los comicios, y tener 30 años cumplidos el día de la elección.

Esta modificación también podría entrar en conflicto  con el artículo 39 de la constitución que establece que la soberanía nacional reside esencial y originariamente en el pueblo y que todo poder público dimana del pueblo y se instituye para beneficio de éste. La soberanía se ejerce por medio de los poderes, por lo que cualquier ciudadano mexicano puede acceder a los puestos de elección popular y tiene derecho a ser votado, sin importar su nivel de escolaridad.

Estos legisladores deberían considerar que una modificación de este tipo impediría el acceso al Poder Ejecutivo de la entidad a personas como Luis Inácio Lula da Silva. Este político brasileño aprendió a leer a los diez años y estudio hasta el cuarto grado. Siguió un curso en el Servicio Nacional de Industria, para la formación profesional, y se especializó como tornero mecánico en 1963, a los 18 años. Esos son sus estudios.

Uno de los promoventes de la iniciativa, Guillermo Cueva Sada, expresó que “Eso se hace en todos lados, lo vemos en las empresas, si quieres entrar a un puesto ejecutivo de una empresa como Cemex, tienes que tener un título profesional.”

Nada más que administrar una entidad federativa no es lo mismo que administrar una empresa.

Más información en Noticom

www.miabogadoenlinea.net