A partir de la transición democrática con la llegada al poder ejecutivo de un candidato del PAN, las pensiones vitalicias de los ex presidentes han sido cuestionadas de forma periódica por distintos políticos.

 

En el Congreso de la Unión se han presentado hasta el momento cinco iniciativas para regular las pensiones de los ex presidentes, siendo la última la presentada por los diputados Jaime Sánchez Vélez y Jorge Arana Arana, diputados del Grupo Parlamentario del PRI.

 En la iniciativa con proyecto de decreto que crea la Ley que Establece las Bases y Regula la Responsabilidad, las Actividades y las Pensiones, Medios Personales, Materiales y Servicios de Seguridad de los Ciudadanos que hayan Ocupado el Cargo de Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, señala que el objetivo de la misma es “hacerlos cumplir ( a los ex presidentes) su agradecimiento al pueblo mexicano a través de la educación y de la enseñanza durante los seis años siguientes terminada su gestión, además de reducir sus pensiones y los apoyos de seguridad y de administración que se les destinan, pero respetando sus derechos de seguridad social”.

 Esta iniciativa pretende obligar a los ex presidentes a integrarse de tiempo completo, como miembros académicos, docentes o investigadores, a cualquier universidad pública de México por seis años y sin ningún pago. Los últimos dos años, de ese periodo los ex presidentes podrán incorporarse a empresas o instituciones privadas mexicanas o extranjeras, dentro y fuera del país, sin abandonar su responsabilidad académica.

 

La disposición sería inconstitucional ya que restringe la libertad de trabajo prevista en el artículo 5 de la carta magna.

 

En cuanto  a las pensiones, la iniciativa prevé que reciban una pensión equivalente al 85 por ciento del salario del presidente constitucional en funciones, durante los primeros seis años, la cual será incrementada en la misma proporción que la percepción del Presidente.

 

Terminados los seis años, los ex presidentes tendrán derecho a disfrutar de una pensión vitalicia equivalente a 50 por ciento del salario del presidente constitucional en funciones.

 

El diputado Sánchez Vélez señala que no se sabe con exactitud que es lo que reciben los ex presidentes de México, sin embargo, las disposiciones de transparencia han hecho poco a poco esta información pública.

 

Los apoyos que actualmente reciben los expresidentes fueron creados por acuerdos administrativos de Luis Echeverria y Miguel de la Madrid. El primer acuerdo data del 25 de noviembre de 1976, y dispone que al concluir  su mandato, el ciudadano que hubiese desempeñado el cargo de titular del poder ejecutivo, tendrá “a sus órdenes directas”, personal del Ejército, Armada y Fuerza Aérea para el desempeño de “servicios generales”. Actualmente cada uno tiene a su cargo 78 elementos del Estado Mayor Presidencial.

 

El segundo acuerdo es del 31 de marzo de 1987, y es el que establece una pensión, prestaciones de seguridad social equivalentes a las que percibe un secretario de Estado y regula el derecho del cónyuge para disfrutar de la pensión presidencial y de los seguros de vida y gastos médicos mayores, incluyendo a los hijos.

 

Actualmente el personal administrativo de mandos medios y superiores que asiste a los expresidentes se puede consultar en la página de la Presidencia de la República, variando este de 11 a 2 personas, siendo en total 31 personas. Es de destacar que el ex presidente Luis Echeverria no tiene asignado personal en estos niveles y Ernesto Zedillo renunció a la pensión vitalicia.

 

En cuanto a los recursos para estos apoyos, anualmente se prevén en el Presupuesto de Egresos de la Federación. Los correspondientes al Ejercicio Fiscal 2011 están previstos en el penúltimo párrafo del artículo 23 que establece las remuneraciones autorizadas a los servidores públicos de la Federación:

 

“El Ramo Administrativo 02 Presidencia de la República,… incluye los recursos para cubrir las compensaciones de quienes han desempeñado el cargo de Titular del Ejecutivo Federal o, a falta de éste, a quien en términos de las disposiciones aplicables sea su beneficiario, las que no podrán exceder el monto que se cubre al primer nivel salarial del puesto de Secretario de Estado, así como aquéllas correspondientes al personal de apoyo que tengan asignado... Asimismo, incluye los recursos que se asignan a la compensación que se otorga al personal militar del Estado Mayor Presidencial.”

 

La percepción ordinaria neta mensual del primer nivel salarial del puesto de Secretario de Estado es de $196,891.00, incluyendo sueldo y prestaciones en efectivo y en especie.

 

Esposible que esta iniciativa pase a la congeladora como el resto de ellas, o que por fin se apruebe una ley que regule las pensiones d elos expresidentes, que tal vez podría ser impugnada, al aplicarse retroactivamente en perjuicio de los expresidentes.

 

www.miabogadoenlinea.net