La Suprema Corte de Justicia ha resuelto que una persona sigue siendo sujeta al fuero de guerra, a pesar de haber sido dado de baja, si el delito lo cometió cuando era un militar en activo.

 

Al resolver una contradicción de tesis la Primera Sala señaló que el fuero militar  “no es una prerrogativa constituida a favor de los miembros de las Fuerzas Armadas, sino en bien de la sociedad y de las instituciones perturbadas por el ilícito penal en cuestión. No se basa en consideraciones especiales a la persona militar ni a su jerarquía, sino que obedece a razones de orden público y de especial disciplina, que tienden a garantizar la paz y la seguridad nacional y que exigen una rápida y oportuna intervención de quien tiene mayor conocimiento y capacidad para juzgar a las personas regidas por la ley militar”.

Los ministros de la Corte explicaron que el artículo 13 constitucional, que prevé la existencia del fuero militar, establece los elementos para que opere la competencia a favor de los tribunales de esa índole, que son: que se trate de delitos y faltas contra la disciplina militar y que el sujeto activo del ilícito sea un militar.

Así, la prohibición para que los tribunales militares, en ningún caso y por ningún motivo, extiendan su jurisdicción sobre personas ajenas a las Fuerzas Armadas, debe entenderse que aplica cuando el presunto responsable no sea miembro de éstas al momento de cometer el delito .

 

Con este criterio, la Corte empieza a definir los alcances del fuero militar.

 

www.miabogadoenlinea.net