Las Cámaras de Diputados y Senadores clausuraron el pasado viernes 29 de abril de 2011 el segundo periodo ordinario de sesiones del segundo año de ejercicio de la LXI Legislatura.

 

Ambas Cámaras presumen sus logros. Los Diputados dicen que aprobaron 94 dictámenes, el Senado presume su reforma política, o la supuesta desaparición del RENAUT o la Ley de registro de desaparecidos, pero lo que no nos dicen es que en muchos casos, los decretos que aprobaron aún no concluyen sus procesos legislativos, por lo que tienen que ser revisados por la otra Cámara.

 

Por ejemplo, la Cámara de Diputados  en su última semana de sesiones aprobó 67 decretos de reformas a distintas leyes, de los cuales sólo en 12 casos ha concluido el proceso legislativo, por lo que el Ejecutivo Federal deberá publicar las reformas en el Diario Oficial de la Federación, siempre y cuando no realice observaciones.

Lo mismo sucede en el Senado. Ellos aprobaron 28 reformas, de las cuales sólo 14 se convertirán en ley vigente, el resto de ellas debe ser aprobado por la Cámara de Diputados, y eso incluye la tan llevada y traída reforma política o miscelánea electoral.

 

Y así, siguen pendientes la reforma política, la reforma laboral, la reforma hacendaria, la justicia para adolescentes en materia federal, la Ley de Seguridad Nacional, etcétera, etcétera.

 

www.miabogadoenlinea.net