Según registra El Universal, en conferencia de prensa el secretario técnico del Consejo de Seguridad Nacional, Alejandro Poiré, señaló que las autoridades municipales de San Fernando, Tamaulipas, omitieron realizar la denuncia a tiempo que en sus carreteras se estaban llevando a cabo secuestros de migrantes y que fue hasta que el gobierno estatal solicitó apoyo cuando las autoridades federales tuvieron conocimiento del caso.

 

“Como lo hemos dicho en otras ocasiones, es que la enorme mayoría de los delitos, el secuestro, de entrada; el homicidio, de entrada, son delitos que corresponden al fuero común, que el gobierno federal hace un esfuerzo muy importante de coadyuvancia y de auxilio de las autoridades locales, en el caso, por ejemplo, de lo que ocurre en Tamaulipas, la verdad es que no habíamos tenido, en el caso de las autoridades de San Fernando, ninguna denuncia que nos hiciera saber que probablemente en esa localidad se estaban dando esos secuestros”, dijo Poiré.

Sin duda Poiré tiene razón en cuanto a la responsabilidad de las autoridades municipales y estatales en materia de seguridad pública y sobre la necesidad de depurar las policías, pero no por ello se puede eximir de culpa alguna a las autoridades federales.

De conformidad al artículo 8 de la Ley de la Policía Federal, esa entidad cuenta entre sus atribuciones y obligaciones el salvaguardar la integridad de las personas, garantizar, mantener y restablecer el orden y la paz públicos, así como prevenir la comisión de delitos, entre otros, en las carreteras federales y los medios de transporte que operen en las vías generales de comunicación, así como realizar investigación para la prevención de los delitos.

 

Cuando se creó la Policía Federal Preventiva, ahora Policía Federal, ese órgano absorbió lo que era la Policía Federal de Caminos, convirtiéndose en la Coordinación de Seguridad Regional de la Policía Federal.

 

A esa Coordinación de Seguridad Regional se le atribuyó el diagnosticar permanentemente la situación de la seguridad pública, en los espacios federales antes citados, y elaborar y mantener actualizado los diagnósticos de incidencias delictivas, modo de operación, estructuras criminales y análisis delictivo georreferenciado.

 

Las Coordinaciones Estatales de la Policía Federal tienen la obligación de establecer los dispositivos y operativos no permanentes a efecto de prevenir los delitos y disminuir los accidentes en la carreteras federales; vigilar, mantener el orden, garantizar la seguridad pública, combatir el delito y prestar el servicio de prevención en los caminos y puentes de jurisdicción federal, los medios de transporte que operen en ellos y de sus servicios auxiliares, previstos en la Ley de Caminos, Puentes y Autotransporte Federal y transmitir información a las Divisiones de Investigación, Inteligencia, Antidrogas y Científica.

 

Finalmente a las Comandancias de Sector de la Policía Federal, según el Manual de Organización  de la Policía Federal, les corresponde responder de la seguridad y el orden público en la zona terrestre de las Vías Generales de Comunicación de su jurisdicción; coadyuvar con las autoridades competentes en la prevención, persecución e investigación de los delitos e informar a la autoridad competente de los hechos que pudieran ser constitutivos de delito.

 

En San Fernando Tamaulipas, exactamente a la entrada de la ciudad, en el  Km. 172+300 de la carretera federal 101 a Matamoros, tramo San Fernando – La Coma, Col Paseo Real, C.P. 87606, se ubica la Comisaría de Sector 123 de la Comandancia de Región XXVIII de la Policía Federal.

Así las cosas, como que sí le tocaba saber a las autoridades federales, y en específico a la Policía Federal, que estaba pasando en la carretera federal 101, ¿no cree usted?

 

www.miabogadoenlinea.net