Mientras que en la cancha el equipo PUMAS (Club Universidad Nacional A.C.)  se mantiene invicto y como líder de la liguilla, en el Segundo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa perdió el juicio de amparo que había promovido en contra del Servicio de Administración Tributaria, a fin de evitar pagar 8 millones de pesos por concepto de Impuesto Sobre la Renta, que ahora se han convertido en 36.7 millones.

 

El crédito fiscal, que incluye multas, actualizaciones y recargos, fue determinado por el SAT en 2008 al revisar la transferencia de tres jugadores extranjeros efectuada en 2003, y por la cual pagaron 20.2 millones de pesos debiendo haber retenido, a juicio del SAT, hasta 40 por ciento del monto de ese pago.

 

Los Pumas no sólo no pagaron el ISR, sino que en su declaración anual por este impuesto dedujeron los 20.2 millones a la hora de calcular los ingresos acumulables del club.

 

En su resolución el Segundo Tribunal Colegiado señala que “si bien los residentes en el extranjero no obtuvieron ingresos directamente derivados de la presentación de un espectáculo público, sí obtuvieron ingresos por la enajenación de bienes que se encuentran directamente relacionados con la presentación de espectáculos públicos o deportivos en el país y que fueron pagados con una fuente de riqueza establecida en el territorio mexicano”.

 

Las opciones legales de PUMAS se están agotando, por lo que el SAT puede iniciar un procedimiento administrativo de ejecución para cobrar estos impuestos, si el equipo no paga voluntariamente.

 

Pumas podría acogerse al programa de pago en parcialidades, o buscar la condonación de las multas y los recargos que incrementaron la deuda, aunque el SAT podría negarse por haber litigado el asunto.

 

Más información en El Siglo de Torreón

 

www.miabogadoenlinea.net