En la sesión del Senado del día de ayer, el senador Tomás Torres Mercado revivió el tema del Registro Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil (RENAUT) al presentar un proyecto de decreto por el que se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones del Código Federal de Procedimientos Penales, del Código Penal Federal y de la Ley Federal de Telecomunicaciones.

 

En su exposición de motivos el Senador cuestiona de que ha servido el Registro al no alcanzar el objetivo de coadyuvar en la prevención, investigación y persecución de delitos como el secuestro y la extorsión, en los que frecuentemente se utilizan teléfonos móviles.  El senador propone derogar los dispositivos legales que han dado vida al RENAUT y “fortalecer las capacidades de investigación de las autoridades”.

 

Esta propuesta  tiene como objeto “establecer mecanismos legales que obliguen a los concesionarios o permisionarios del servicio de telecomunicaciones a colaborar con el Ministerio Público o con las autoridades judiciales en la localización geográfica o geolocalización, en tiempo real, de las comunicaciones que se relacionen con la investigación de delincuencia organizada, secuestro, extorsión o amenazas”.

 

De aprobarse las reformas, dejaría de funcionar el presunto registro y sólo subsistiría la obligación de las concesionarias de proporcionar la “localización geográfica de las comunicaciones” y bloquear las líneas contratadas bajo cualquier modalidad, reportadas por los clientes o usuarios como robados o extraviados; así como realizar la suspensión inmediata del servicio de telefonía para efectos de aseguramiento cuando así lo instruya la Comisión Federal de Telecomunicaciones, de conformidad con lo establecido en el Código Federal de Procedimientos Penales.

 

El RENAUT nació de origen viciado, ya que el gobierno federal asumió una obligación que le correspondía sólo a los concesionarios de redes públicas de telecomunicaciones, incumpliendo el gobierno federal con todas las disposiciones legales.

 

La propuesta eliminaría una parte innecesaria de estas disposiciones que es la información relacionada con el usuario, que ha sido el motivo de controversia con los usuarios de telefonía, conservando la obligación medular de conservar un registro y control de comunicaciones que se realicen desde cualquier tipo de línea que utilice numeración propia o arrendada, bajo cualquier modalidad, que permitan identificar con precisión tipo de comunicación; rastrear e identificar el origen y destino de las comunicaciones; fecha, hora y duración de la comunicación; la etiqueta de localización (identificador de celda) desde la que se y lo más importante la ubicación digital del posicionamiento geográfico de las líneas telefónicas. 

 

www.miabogadoenlinea.net