El pasado 18 de diciembre el cantante y disc jockey, Kalimba (Kalimba Marichal Kadjhali Ibar), se presentó en el “Buda Bar” de Chetumal, Quintana Roo. Ahora es acusado de violación de dos menores, quienes indican que fueron contratadas como edecanes para la presentación del artista, sin goce de sueldo, recibiendo como pago el convivir con el disc jockey.

 

Después de trabajar como edecanes, las dos mujeres fueron invitadas por el artista a ir al hotel Grand Marlon, donde presuntamente él las violó.

 

En la denuncia se señala que después del espectáculo, las menores acompañaron al artista  al hotel y que mientras una de ellas tenía relaciones con un acompañante del cantante, la otra se quedó dormida en otra habitación, situación que supuestamente aprovechó Kalimba para violarla. Después del incidente la primera denunciante dijo que bajó al lobby del hotel para esperar a su amiga, con quien se retiró del lugar.

 

Otra versión sobre el caso señala que la segunda edecán que compareció ante el ministerio público, fue la primera con la que Kalimba tuvo relaciones sexuales, mientras que la primera denunciante estaba en otra habitación tomando bebidas embriagantes con los miembros del staff, hasta que quedó dormida. Aparentemente, al dormirse la agraviada, los miembros del staff pasaron a otra habitación, dejándola sola, y fue después de eso que llegó Kalimba y abusó sexualmente de ella.

 

Sin embargo, empiezan  a surgir versiones que contradicen a las menores, ya que según las primeras investigaciones de la Policía Judicial del Estado, las dos edecanes acompañaron al artista al Aeropuerto Internacional de Chetumal para despedirse de él.

 

Kalimba, de ser encontrado culpable, podría enfrentar penas que van de 25 a 50 años o prisión vitalicia.

 

Los casos de violación son complicados ya que las evidencias físicas en la víctima pueden desvanecerse dentro de las 120 horas siguientes a que se presentó la violación, por lo que en este periodo de tiempo es necesario realizar un examen físico para evaluar, documentar y tratar heridas, como moretones, laceraciones y huesos fracturados, tomar muestras de boca, cavidades vaginales y/o anales, uñas de los dedos y otras partes del cuerpo que tocó el agresor durante la agresión. Esto hace necesario que las autoridades actuen con celeridad, más aun si el crimen ocurrió en un cuarto de hotel.

 

Sin embargo, a pesar de que al incidente se le ha dado mucha cobertura y difusión por parte de las autoridades del Estado, y que la denuncia se presentó el día 20, no fue sino hasta el día 27 que se realizó la inspección ocular de la escena del crimen, por lo que la negligencia de las autoridades podrían poner en riesgo el caso cuando se presente ante el juez.

 

www.miabogadoenlinea.net