En el mes de septiembre de 2009 se inauguró en el Estado de México el Viaducto Bicentenario, una vía rápida de peaje, que para ajustarse al reglamento de tránsito  tuvo que ajustar la tecnología utilizada en otras partes del mundo.

Originalmente el sistema utilizado "Free-Flow", funciona mediante un conjunto de arcos ubicados en entradas de la autopista, los cuales detectan un dispositivo electrónico instalado en el vehículo identificándolo, contando además con un sistema de lectura de placas.

En países como Chile el sistema permite que se acceda a estas vías de comunicación a una velocidades de 90Kmh, pero en el Estado de México los legisladores no estuvieron de acuerdo en modificar el reglamento de tránsito estatal para infraccionar a aquellos vehículos que ingresarán sin contar con el sistema de detección.

Esto llevó a que México se convirtiera en el único lugar del mundo en que el sistema fue modificado, agregando barreras físicas o “plumas” para evitar el ingreso a la vía elevada de automovilistas que no hubiesen pagado el dispositivo electrónico correspondiente.

La medida obliga a los conductores a reducir su velocidad de circulación a 60 Kph, y es por esa razón que en ocasiones se genera carga vehicular en el acceso  a los puentes del viaducto Bicentenario.

Más información en Netmedia

www.miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net