Como en la mayoría de los divorcios, el caso de David Fernández de Ceballos y Jimena Marín Foucher se ha convertido en una batalla campal.

 

Toda historia tienen dos versiones. Marín Foucher acusa a David Fernández de Cevallos, su hermano Rodrigo, su primo, Miguel Fernández de Cevallos y los agentes federales David “N” alias “El Chocho” e Israel “N”, de ataque armado, lesiones, allanamiento de morada y daño en propiedad ajena. Señala que su aún esposo irrumpió violentamente en la casa de sus papás, escoltado por agentes encapuchados, quienes fracturaron las cerraduras y rompieron puertas y ventanas para sacar a los hijos de la pareja, Diego Manuel, de cuatro años y David de uno y medio.

 

David Fernández señala que desde hace dos meses desconocía el paradero de sus hijos y que solicitó el apoyo de un juez para salvaguardar la integridad y seguridad de ellos, asegurando que las personas que participaron en la diligencia se identificaron en todo momento, ya que se contaba con una orden judicial para recuperar a sus hijos.

 

En entrevista con Ciro Gómez Leyva en Fórmula de la Tarde, el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Querétaro, Jorge Herrera, aseguró que la diligencia judicial para restituir la custodia de los hijos de David Fernández de Cevallos se llevó con apego a la ley y aclaró que estaba autorizado el uso de fuerzas municipales o estatales para cumplir el exhorto

 

Herrera comentó que el requerimiento surgió una vez que Jimena Marín Foucher, madre de los infantes, salió del domicilio conyugal sin el consentimiento de su esposo, por lo que Fernández de Cevallos pidió que los menores se reintegrara al domicilio conyugal, entregando la custodia provisional al padre, por abandono de domicilio.

 

El conflicto de la pareja está centrando en la custodia  de los menores, sin medir las consecuencias que este incidente implica para ellos.

 

mas información Milenio

 

www.miabogadoenlinea.net